WhatsApp
Pronostico del tiempo
Puentes Internacionales
Twitter
Instagram
YouTube
Facebook

+

No quiero morir: Filtran llamada al 911 realizada por niña de 10 años durante la masacre de Uvalde

Ante todos las preguntas hechas por Khloie durante el ataque, el operador del 911 solo le indica que se mantenga callada y espere.

  • 437

Por Grupo Zócalo

Estados Unidos.- La clara súplica al operador del 911 se oye en una llamada hecha a las 12:10 p.m. por Khloie Torres, entonces de 10 años y atrapada en la Escuela Primaria Robb con un hombre armado que ha asesinado a sus amigos y su maestra. Khloie, ahora de 11 años, sobrevivió.

“Por favor busque ayuda. no quiero morir. Mi profesora está muerta. Ay dios mío”.
El telefonista envía el mensaje a las docenas, que pronto serán cientos de agentes del orden público que acuden a la escuela en Uvalde, Texas.

Han pasado más de 30 minutos desde que el adolescente ingresó a la escuela y disparó hacia las aulas 111 y 112.

Y pasan 40 minutos más desde que Khloie da detalles a las autoridades hasta que un equipo de ataque irrumpió en la sala y desafió al atacante a las 12:50 pm.

El 911 recibió esa primera llamada, y otras realizadas por la misma niña y compañeros de clase, susurrando información y pidiendo ayuda. Es la llamada que debería haber terminado con cualquier duda o vacilación de que el atacante adolescente estaba activo, deambulando entre las dos aulas conectadas, que los niños estaban atrapados, heridos y necesitaban ser salvados.

Toda la respuesta policial ha sido condenada, casi de principio a fin. Y las agencias se han culpado entre sí por cambiar las narrativas desde la masacre del 24 de mayo, por no dar seguimiento al intento inicial de entrar al salón de clases cuando el atacante respondió los disparos, por tratar al sospechoso como si estuviera atrincherado, pero no como una amenaza activa, y por las largas esperas para equipos y personal especializado.

Diecinueve niños y dos maestras fueron asesinados ese día, aunque al menos un adulto y un niño no murieron de inmediato. El principal policía de Texas, el director del Departamento de Seguridad Pública, el coronel Steven McCraw, reconoció las fallas, más recientemente con las familias en duelo la semana pasada, pero insistió en que su departamento en su conjunto no le falló a la comunidad.

El padre de Khloie, Rubén Torres, exmarine, dijo que sabía lo difícil que era dar buena información cuando se estaba bajo presión. “Ese día, las cosas que ella hizo fueron absolutamente increíbles”. De los adultos que respondieron, comentó: “Ninguno de ellos tuvo valor ese día”.

“Necesito ayuda… por favor. ¿Han capturado a la persona?”, pregunta a las 12:12 p.m. la alumna del cuarto grado. Y unos minutos después, “¿Quieren que abra la puerta ahora?”.
Una y otra vez, el operador le dice a Khloie que se quede callada, que mantenga calladas a sus aterrorizadas y heridas amigas, y que espere.

“Les digo a todos que se callen, pero nadie me escucha”, le dice al operador. “Sé qué hacer en estas situaciones. Mi papá me enseñó cuando yo era niña. Envíen ayuda”.
Ella le dice al operador del 911 que su maestra, Eva Mireles, está viva pero que le dispararon y pide una ambulancia a las 12:15 p.m.

Afuera, se están reuniendo un total final de 376 policías armados.

A las 12:12 sale la llamada por radio: “Uvalde a cualquier unidad: Tengan en cuenta que sí tenemos un niño en la línea… habitación 12 [sic]. ¿Hay alguien dentro del edificio en este momento?

“Adelante con la información de ese niño”, regresa una respuesta.

“El niño está avisando que él [sic] está en la habitación llena de víctimas, llena de víctimas en este momento”.

“10-4”, llega la confirmación.

El anuncio se puede escuchar claramente en el audio capturado por las cámaras corporales que usan los agentes dentro de la escuela.

Hubo mucha confusión al comienzo de la respuesta a gran escala al tiroteo en la escuela, que se produjo después de que el atacante le disparara a su abuela en la cabeza y chocara una camioneta cerca de la escuela, lo que provocó llamadas de emergencia.

Una vez en la escuela, no se supo de inmediato si el atacante fue a una oficina o a un salón de clases, o si tenía víctimas con él.

Pero la llamada de Khloie y algunos de sus compañeros de clase que se pusieron en línea o hicieron sus propios intentos de pedir ayuda fue clara. Y se conocía.

La noticia se propaga más allá de quienes escucharon la transmisión inicial.

“Supuestamente un niño llamó cuando estaba en marcha. Ha estado en esa habitación durante una hora”, le dice un agente a un socorrista recién llegado, aparentemente refiriéndose al atacante.

“No sabemos si tiene a alguien en la habitación con él, ¿verdad?”, pregunta un agente en el pasillo fuera de las aulas. “Sí tiene”, le responden. “Ocho o nueve niños”.
Mientras algunos hablan de máscaras de gas y escudos y un puesto de comando, llega un médico de emergencia (EMT) de la Patrulla Fronteriza. Él también sabe lo de los niños.

“¡EMT! ¡EMT!”, grita mientras pregunta cómo llegar a las víctimas en la “Habitación 12”. Un agente se encoge de hombros. Otro que ha estado en la escena por más de 20 minutos dice: “No, no habíamos escuchado eso”, aparentemente refiriéndose a los niños heridos.

El médico les dice: “Acababan de tener un niño en la habitación 12, múltiples víctimas, habitación 12”. Entra en el pasillo hacia donde se amontonan más agentes. “Dijeron niños, habitación 12”.

Se habla de encontrar una llave maestra.

Luego más disparos.

Los agentes con armas largas, cascos y chalecos antibalas se acercan un poco más y se detienen.

“Jo***. Estamos tardando demasiado”, dice el médico.
Dentro del salón de clases, Khloie comienza su tercera llamada al 911.

“¿Puede decirle a la policía que venga a mi salón?”, pregunta ella. Y de nuevo, minutos después, “¿Puede enviar a un policía ahora, por favor?”.

Se le dice que se quede callada, que mantenga a sus compañeros de clase (algunos aparentemente gimiendo de dolor) en silencio y que espere.

Ella le dijo al operador que pensó que escuchó a la policía en el pasillo y este nuevamente le aconsejó que se quedara callada.

Más tarde, Khloie le cuenta a la policía cómo estaba usando el teléfono de su maestra, cómo sabía cómo hacer la llamada de emergencia sin tener que desbloquear el teléfono, ya que era como el de su papá.

También contó que tuvo tiempo de tratar de ayudar a sus amigos mientras el atacante estaba en el salón de clases contiguo, donde mató a todos los alumnos e hirió a la maestra.

“Me puse de pie para buscar banditas porque mi amigo tenía un gran corte”.
Entonces, temiendo que el atacante pudiera volver a su habitación, se escondió de nuevo, debajo de una mesa.

La niña está en la llamada cuando los agentes finalmente entran por la fuerza a la habitación de al lado. Se pueden escuchar fuertes y prolongadas ráfagas de disparos cuando el operador le dice: “Quédate abajo. No te levantes. Quédate abajo. No, no te muevas”.

La niña sobrevive. La llevan al hospital en un autobús escolar con otros compañeros de clase heridos, donde puede hablar cara a cara con uno de los socorristas y decirle que estaba hablando por teléfono.

“Estaba tratando de no llorar”, dijo.

Con información de La Opinión 

Publicación anterior Apostador podría ganar 75 mdd si Astros gana la Serie Mundial
Siguiente publicación Reportan grave a hombre atropellado en la Ribereña en Acuña
Entradas relacionadas
Comentarios
  TV en Vivo