WhatsApp
Pronostico del tiempo
Puentes Internacionales
Twitter
Instagram
YouTube
Facebook

+

Rompe comunidad LGBTI estereotipos en Saltillo

Creen especialistas que es tiempo que la sociedad saltillense demuestre su capacidad para adaptarse a la realidad sin que ningún grupo salga ofendido.

  • 264

Creen especialistas que es tiempo que la sociedad saltillense demuestre su capacidad para adaptarse a la realidad sin que ningún grupo salga ofendido.

Por Rosalí­o González

Saltillo, Coah.- La convivencia de poblaciones tan distintas enraizó en Saltillo una polarización sobre la diversidad sexual, en la que varios grupos se sienten discriminados por parte de quienes piensan diferente a ellos.

El video del grupo cristiano Apóstoles del Rap, que se filmó en Jurisprudencia, fue el precedente que dividió visiblemente a la ciudad, entre quienes apoyaron el discurso del cantante, y quienes no dudaron en pedir su censura.

El especialista en sicoanálisis, Ernesto Duque Padilla, catedrático jubilado de la Universidad Autónoma de Coahuila, identificó que la sociedad saltillense transita por un momento histórico, debido a que la polarización es cada vez más profunda.

“Estamos viviendo un momento histórico de una sociedad saltillense muy bipolar, conservadora por un lado y liberal por el otro, pero lo que más me llamó la atención fue ver a los universitarios en la calle por el tema”, dijo. Durante algunos aí±os, la ciudad vivió una aparente tolerancia entre los grupos religiosos y de la diversidad sexual que habitan en ella, pero una canción de rap demostró que todo pende de un hilo.

Aceptados… ¿a medias?

“Las distintas iglesias están tratando de encontrar las formas de no desprenderse de un sector muy importante que se va haciendo mayorí­a en la sociedad, aunque ahorita el discurso es que aun siendo un pecado se les acepta”, comentó. Entre la religión y la comunidad que abiertamente se manifiesta como parte de la diversidad sexual, se encuentra una grieta que se abre cada vez que el tema salta a la agenda pública.

Hasta la administración de Raúl Vera López como Obispo de Saltillo, la comunidad LGBTI encontró en la religión católica un aliado en el tema de los derechos humanos, pero ante el cambio de jerarca la situación se volvió ambigua.

El actual Obispo, Hilario González Garcí­a, manifestó casi desde su llegada que sobre el tema se encuentra del lado de la Iglesia, y les pidió a los miembros de la comunidad acercarse a la fe para encontrar la mejor manera de vivir.

“El punto de vista religioso está centrado en que está mal, pero que Dios los perdona porque los ama. Reconocen a la diversidad como un pecado o algo fuera del orden, y la comunidad gay no quiere eso, sino un reconocimiento por el repudio que han vivido durante décadas”, comentó. Sobre el repudio del que la comunidad LGBTI ha sido ví­ctima durante aí±os, la maquillista, travesti y Reyna Coahuila Gay 2021, Macaria Salazar, aseguró que el aislamiento social generó mayor fobia contra la diversidad sexual.

“Es mucho odio lo que se lee, a veces dicen que los homosexuales deben morir o deben ser arrollados por un coche durante las marchas del orgullo gay. La pandemia volvió más grande el odio que se refleja en redes sociales y lo peor, es que hay personas detrás de todo eso”, comentó la joven.

Buscan verdadera igualdad

La polarización y el momento histórico provocó que otros grupos también se sientan vulnerados en sus derechos, es el caso de la comunidad cristiana en la ciudad, blanco de demandas, censuras y juicios.

“La población LGBTI exige respeto, tolerancia y que su voz sea escuchada y estoy de acuerdo, lo que no se vale es que los heterosexuales no podamos expresar nuestra forma de pensar, ahora parece que la sociedad se ha formado de manera que el heterosexual no puede decir sus pensamientos porque es clasificado de homofóbico”, comentó el abogado, polí­tico y cristiano, Eduardo Pacheco.

Se requiere tolerancia

Parte de la discusión está centrada en la moral, el uso de espacios públicos y el cuerpo humano, así­ lo manifiestan los grupos involucrados.

“Hay que permitir que el cuerpo hable, aunque mostrarlo, sobre todo ante actitudes conservadoras genera repudio. A los homosexuales no se les toleran el color y la luz de la bandera gay en una sociedad en la que se considera que la censura es la base de la educación”, comentó Ernesto Duque. Para la comunidad LGBTI la vestimenta, los colores, la música y la cultura en general son una forma de expresar su sexualidad, mientras que para los que piensan distinto, es una concesión de tolerancia.

“Lo hacemos como una expresión artí­stica de manifestación hacia el gobierno y la religión, porque somos personas que sentimos esa necesidad de expresarnos de alguna manera ante el odio”, aseguró Macaria.

¿Mundos opuestos? Para el abogado Pacheco, la diversidad sexual no deberí­a hacer de actos privados algo público, porque puede afectar a quienes piensan diferente y también tienen derecho de usar la ví­a pública.

“Cuando ellos salen a hacer su desfile, muchos de ellos con actos grotescos e inmorales sin respetar que hay nií±os, enseí±ando todo el cuerpo para incentivar la sexualidad, y nunca les hemos presentado ninguna demanda, solo decimos lo que creemos y nos tachan de homofóbicos”, dijo el miembro de la comunidad Cristo Vive. Por expresarse, la comunidad cristiana también es ví­ctima de discriminación, según Eduardo Pacheco, esto se debe a la polarización social.

“Hay testimonios de personas que cuando se conoce que son cristianos los corren de su trabajo, o no les dan empleo, y la mayorí­a de los medios le dan entrada a los colectivos y a los cristianos no, porque hay inclinación hacia una de las partes”, comentó. Aunque del otro lado de la grieta ancha y profunda, los miembros de la diversidad sexual denuncian lo mismo.

“El grupo más vulnerado siempre ha sido la comunidad LGBTI, entonces los religiosos tratan de voltear la situación, realmente los que somos oprimidos somos los homosexuales al salir a la calle, divertirnos y trabajar, a veces no quieren ir a un lugar, porque los atiende un travesti o un gay”, dijo Macaria Salazar.

Entre los polos, las puertas siguen abiertas y según los consultados para este reportaje, los lazos están echados.

“Todas las puertas de las iglesias van a estar abiertas, nadie va a recibir menosprecios, ni burlas, ni descrédito, los pecados sexuales son como los de robo y homicidio, Dios tiene misericordia de los homosexuales”, concluyó el abogado Eduardo Pacheco.

“Todos tenemos el derecho de expresarnos y dar nuestro punto de vista, pero tolerando y pensando que eso que dije o escribí­ en las redes sociales le va a afectar a otra persona”, cerró Macaria Salazar.

Nueva era

Para la diversidad sexual, estos son tiempos de visibilizar la causa y ganar espacios en todos lados, contando las leyes que permiten el matrimonio, la adopción, el cambio de género, que protegen los derechos humanos.

En cambio, para los fieles a las religiones, se transita por el fin de los tiempos, en los cuales los hijos de Dios deben definir de qué lado de la historia estar, si del que dictan los principios cristianos o vivir en el pecado.

Por último, los especialistas creen que es un momento histórico en el que la sociedad tendrá que demostrar su capacidad para adaptarse a la realidad sin que ningún grupo ni interés legí­timo salga lesionado.

Publicación anterior Mueren 2 guatemaltecos ahogados cerca de EP
Siguiente publicación Acepta CanSino que le falta entregar datos; vacuna ante la OMS
Entradas relacionadas
Comentarios
  TV en Vivo ;