Isidro López, el alcalde que puso a Saltillo de reversa

0
1090

Hace cuatro años la capital se perfilaba como una de las ciudades más pujantes, pero muchos de esos esfuerzos fueron desechados.

Por Arturo Estrada

Saltillo, Coah.- Enormes baches por toda la ciudad, biblioparques cuyo equipamiento ha sido saqueado, “modernos” autobuses del Saltibús reducidos a combis que circulaban por la ciudad en la década de los 80, además de una ciclovía en el abandono y destruida.

A lo anterior hay que añadirle un millonario costo en luminarias que no funcionan, plazas públicas que presumen una impecable pintura azul, pero destruidas. Eso ha sido Saltillo durante los últimos cuatro años, de un periodo que, por fortuna, terminará el 31 de diciembre. La era de Isidro López Villareal, el Alcalde que puso a Saltillo en reversa.

CON EL PIE IZQUIERDO

Corría junio de 2013 cuando el entonces candidato del PAN a la Alcaldía de Saltillo sorprendió a la clase política al rebasar en algunas encuestas al abanderado del tricolor, Fernando de las Fuentes Hernández, y se enfilaba al triunfo de manera contundente.

López Villarreal sería el tercer alcalde emanado del Grupo Industrial Saltillo (GIS).

De la misma familia del patriarca político Rosendo Villarreal, Isidro prometía ser distinto; el verdadero rostro de un empresario en el Gobierno.

Prometía entonces modernizar la ciudad. Aseguraba que gobernando con un enfoque empresarial acabaría con la corrupción, eficientaría el uso de los recursos y haría de Saltillo una capital moderna, ejemplar, atractiva para las inversiones y el turismo.

Isidro cabalgaba en caballo de acero. Tropezaba, como aquella vez que visualizó “partir por la mitad” la Alameda Zaragoza, pero todo parecía un hecho aislado; una declaración desafortunada. Nadie creía que Isidro fuera un hombre disparatado, de ocurrencias, improvisado y omiso. Isidro ganó en julio de 2013 y con ello Saltillo emprendía su marcha… hacia atrás.

ESTRELLAS OLVIDADAS

En 2011, el entonces alcalde Jericó Abramo Masso inauguró el Biblioparque Sur, un moderno complejo deportivo y cultural con el que buscaba prevenir la delincuencia y las adicciones a través del deporte y las artes.

Dotado con un importante acervo bibliográfico, equipo de cómputo y modernas instalaciones deportivas, el Biblioparque Sur se convirtió en un polo de convivencia familiar y un modelo de prevención de la violencia y la delincuencia.

Gracias al éxito de este proyecto, se consolidó el Biblioparque Norte, ubicado en las antiguas instalaciones de Zincamex.

Sin embargo, durante el gobierno de Isidro López ambos biblioparques no sólo quedaron en el olvido, sino que fueron saqueados por empleados de la Presidencia Municipal que poco a poco fueron extrayendo equipo de cómputo de ambos inmuebles, así como diverso mobiliario para destinarlo a otras oficinas del Gobierno municipal.

De esta manera, ambos centros deportivos-culturales quedaron reducidos a precarias instalaciones con vidrios rotos, pasto sintético dañado, mallas ciclónicas destruidas, paredes despintadas y con grafiti, así como con montones de escombro y basura que merman severamente su imagen.

Los vivos colores que alguna vez lucieron sus paredes quedaron reducidos a grises y azules, algunos de ellos inconclusos, pues en los bordes del edificio principal aún puede verse el color original de la pared.

Otros espacios, como el skate par o parque de patinetas, fueron retirados y remplazados con enormes placas de cemento, segregando con ello a patinadores, ciclistas y deportistas extremos, al igual que a velocistas y corredores, pues la vitapista que se instaló en la superficie de este predio desapareció con las remodelaciones.

Los convenios con universidades de renombre como el Instituto Tecnológico de Monterrey (ITESM), la Universidad del Valle de México (UVM) y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), alguna vez dieron prestigio a la biblioteca de este recinto, el cual fue remplazado con el Observatorio Municipal.

Los libros y demás material escolar están en malas condiciones, en parte por el uso indebido, y por otra por la falta de mantenimiento y la adición de nuevas ediciones.

Los juegos infantiles lucen rotos, despintados e incluso algunos de ellos representan un peligro para los usuarios.

DE VUELTA A LOS 80

Otro de los grandes proyectos que se fueron a la basura durante el Gobierno de Isidro López fue el Saltibús, que contemplaba la llegada a Saltillo de modernos autobuses, como los que circulan en las zonas metropolitanas del Estado de México, Monterrey o Guadalajara.

A finales de la anterior Administración llegaron las primeras 50 unidades de este tipo: autobuses con una longitud de 12 metros, climatizadas, con motor International de 6 cilindros y 225 caballos de fuerza.

Además, contaban con un modelo de rutas troncales que reducían costos de transportación a los usuarios y le permitían al Gobierno municipal en turno dejar de ser “rehén” de los sindicatos de combis.

Aunque presentaba algunas deficiencias como la credencialización y el prepago, el Saltibús llegó como un moderno proyecto de transporte urbano que era necesario implementar y dar continuidad, no obstante, una de las primeras acciones de Isidro Villarreal fue acabar con este proyecto.

Al día de hoy, mientras que en Monterrey se le apuesta a vehículos de dos pisos para hacer más sustentable la movilidad urbana, la Administración municipal de Saltillo autorizó que unidades tipo combi presten servicio en la ruta 10: en lugar de los camiones que trasladan a más de 40 pasajeros por vehículo, circulan con no más de 15 usuarios.

BACHES, PROBLEMA ‘IMPARABLE’

A pesar de que Isidro López reiteró que en Saltillo “sólo había 50 baches”, la presión social lo hizo trabajar para buscar una solución a los miles de hoyancos en la ciudad.

Para ello, realizó una compra amañada de maquinaria diversa denominada “La Imparable”, que le costó a los saltillenses casi 6 millones de pesos y, paradójicamente, se encuentra parada.

Con bombo y platillo, y hasta una campaña en medios de comunicación, Isidro López prometió que la maquinaria solucionaría la muy deteriorada carpeta asfáltica de la ciudad y los miles de baches.

Sin embargo, la “moderna maquinaria”, con nueve años de uso, marca Bergkamp, sólo ha funcionado en pocas ocasiones debido a fallas en su sistema o a la falta de insumos para la pavimentación.

Mientras tanto, las vialidades de la capital de Coahuila siguen deteriorándose, lo que además de dar una pésima imagen al turismo, provoca gastos a los automovilistas a consecuencia de los daños que sufren los neumáticos y el sistema de suspensión al circular por las dañadas arterias.

DESLUMBRAN CON LUMINARIAS CHAFA

El Gobierno municipal realizó una inversión de más de 250 millones de pesos para la renovación de alrededor de 55 mil luminarias, otorgándole un jugoso contrato a la empresa Citelum de México.

Sin embargo, las luminarias que instaló el proveedor tienen un tiempo de vida de dos a cuatro años, por lo que el Municipio tendrá que invertir de nueva cuenta en la renovación del alumbrado público, tirando a la basura la millonaria inversión.

A ello se suman las múltiples fallas en el servicio, toda vez que sectores de las principales avenidas de la ciudad se encuentran a oscuras, al igual que cientos de cuadras de diversas colonias que, lejos de ver un beneficio con la renovación de luminarias, padecen los efectos de un servicio costoso y deficiente.

Incluso a estas alturas, según las encuestas pagadas por el propio Municipio, a la empresa Consultoría en Comunicación Política CPM, señala que la principal deficiencia en servicios públicos es el alumbrado, sólo por detrás del deficiente bacheo.

REHABILITACIÓN INVISIBLE

Pese a la evidente falta de mantenimiento en la mayoría de las plazas públicas, el Ayuntamiento reportó haber erogado 26.8 millones de pesos de enero a agosto del presente año, de los cuales 14 millones se gastaron sólo en junio, coincidentemente, mes electoral.

El área de Parques y Jardines reportó dar mantenimiento a 150 plazas, con un costo por plaza equivalente a 93 mil pesos, no obstante, personal sindicalizado de la dependencia aseguró que ese recurso nunca se aplicó.

“No se trabajó de más ni llegó nuevo material; seguimos trabajando con lo mínimo”, señalaron los empleados en su momento.

Pese a que el Ayuntamiento cuenta con 123 trabajadores de Parques y Jardines, más un millonario presupuesto para realizar sus funciones, la empresa regiomontana Karbim Constructora, S.A. de C.V., cobra al Municipio por realizar el mismo trabajo: pintar y endosar una factura al Municipio.

MUCHA DEUDA Y POCA OBRA

En 2016 hubo poca obra pública en la ciudad, por lo que no se taparon los baches ni se construyó ningún puente vehicular por parte del Municipio, mientras que este 2017 continúa la sequía de obras.

En los números finales de 2015 se reportó un gasto en Obra Pública de 336 millones 211 mil 211.63 pesos, y se llegó a esa cifra gracias a la remodelación de las calles Allende y Aldama, que se efectuaron con recursos estatales recaudados a través del Impuesto Sobre Nóminas (ISN).

Para este año, la Administración de López Villarreal determinó asignar sólo 215.7 millones de pesos del presupuesto general, de los que sólo se han ejercido 198.8 millones de pesos en la recta final del año.

En 2016, del presupuesto de 2 mil 64.5 millones de pesos, se destinaron 178.1 millones a obras en la ciudad, una caída de 47% en tan sólo un año.

GRAN DESPERDICIO

La baja inversión pública ha impedido que se desarrollen obras de mayor envergadura como puentes vehiculares, parques, nuevos bulevares, colectores pluviales, obras de inclusión como el prometido elevador en la Presidencia Municipal o las nuevas oficinas del Ayuntamiento, entre otras promesas de Isidro López que se quedaron en el tintero.

Desde la rehabilitación de las calles Allende y Aldama con recursos estatales del ISN, las obras municipales se han ido en reparaciones, mantenimiento y obras de menor inversión e impacto.

Y no ha sido por falta de flujo o recursos adicionales, pues en el presente ejercicio han arribado 280 millones de pesos adicionales mediante participaciones estatales y federales de las previstas en el presupuesto de ingresos.

El problema ha sido que la mayor parte de los excedentes presupuestales se ha ido en el gasto corriente, como la operación, viáticos, restaurantes, sueldos, asesores y publicidad, entre otros renglones.

BONANZA PARA UNOS

Hacia el cierre de Administración el gasto en asesoría sigue al alza, de tal suerte que de un trimestre a otro el índice se disparó 124.8%, para cerrar el primer semestre en 10.5 millones de pesos.

Según las cuentas presentadas por la Tesorería Municipal, de enero a marzo la Administración pagó 3 millones 233 mil 64 pesos en Servicios Profesionales; para el siguiente trimestre, por el mismo concepto se desembolsaron 7 millones 270 mil 165 pesos.

Así, en lo que va de la gestión de Isidro López Villarreal, se han destinado 157.4 millones de pesos en asesores. Encuestadoras, asesorías electorales, financieras, de imagen, manejo de redes sociales, entre otros servicios profesionales, se dispararon desde que inició la gestión.

La erogación se ha realizado, en la mayoría de los casos, sin licitación de por medio, como ocurrió con la agrupación cómica Los Escritorzuelos, y para beneficiar, entre otros, a los panistas José Carlos Campos Riojas, Jorge Salvador González Garza, Zitamar Arellano Trueba, Antonio Lozano Garza, Karla Samperio Flores y a la diputada local por el PAN Larissa Montiel.

‘CHIDO’, REGALAR MILLONES A CUATES

En los últimos dos años, el alcalde Isidro López Villarreal ha pagado del erario municipal 104 millones de pesos a empresas por servicios a modo o que no se recibieron.

En 2015 se gastaron 3.8 millones de pesos para realizar un censo a favor de la compañía de comediantes de Telehit Los Escritorzuelos; el censo nunca apareció y el caso quedó en la impunidad.

Otro caso fue el contrato con la empresa Instituto de Capacitación y Asesoría Integral de México, S.C.P., por 17.4 millones de pesos y que nunca entregó las mil 500 escrituras prometidas.

El año pasado se contrató a la empresa Auguro Listo Para Ganar, a la que se le pagaron 493 mil pesos por un manual de buenas costumbres de 13 páginas sobre cómo debe dirigirse el Edil ante el público.

La empresa Agencia 706, ligada al exvocero municipal Zitamar Arellano Trueba, se ha embolsado, de 2015 a la fecha, más de 7.5 millones de pesos, gran parte de manera irregular.

Tan sólo en 2016, de los 3 millones mil 191.21 pesos que facturó al Ayuntamiento de Saltillo, 2 millones 236 mil pesos fueron por asesorías “fantasma”.

FOTOMULTAS, OTRO FRAUDE

Gracias a las fotomultas, la cartera vencida en la caja Cinco de la Policía Municipal ha alcanzado una cifra récord. En tan sólo dos años la cifra se multiplicó 18.5 veces, pese a que el volumen de documentos asegurados como licencias de conducir, placas y tarjetas de circulación es similar a los registrados a inicios de 2015.

De acuerdo con información entregada por la Subdirección de Tránsito Municipal y la Dirección de Ingresos, actualmente los saltillenses adeudan a la Administración de Isidro López 875 millones 489 mil 236.66 pesos en infracciones de vialidad; 95% del monto es por fotomultas.

La recaudación por multas electrónicas ha caído 97.3%, pues el pico más alto se registró en junio de 2015, cuando se captaron 7 millones 47 mil pesos por este concepto; en tanto, lo menos que se ha ingresado fue en febrero pasado, cuando se recaudaron 193 mil 30.19 pesos.

Comments

comments