Hombre se quita la vida de dos tiros en la cabeza para reunirse con su esposa fallecida por COVID-19

0
1766

Decidido a reunirse con el amor de su vida en el otro mundo, Cristóbal empujó a su hijo, quien observó como su padre acababa con su vida detonando en dos ocasiones el arma.

Por: Daniel Revilla

Saltillo, Coahuila. – La tarde de este viernes, un hombre de 67 años de edad, habitante de la colonia Guayulera decidió quitarse la vida utilizando una pistola, luego de no soportar el dolor que le causó la pérdida de su esposa, fallecida el pasado jueves a consecuencia de COVID-19.

La depresión abordó a Cristóbal Torres García, a raíz del fallecimiento de su esposa que la madrugada del pasado 2 de septiembre perdió la batalla contra el virus SARS-COV2, al interior de su domicilio, luego de salir de alta voluntaria.

Según sus hijos, la señora de 57 años de edad se negó a permanecer internada en la clínica #2 del IMSS, a pesar de sus bajos niveles de oxigenación, y decidió salir por voluntad, falleciendo a las tres horas de obtener su alta.

Esta mañana, Cristóbal y su familia acudieron al ejido “La india”, ubicado en la carretera 54, donde se despidió de su compañera de toda la vida, para posteriormente regresar a su domicilio, donde comenzó a preparar documentos sin despertar las sospechas de sus hijos.

Don Cristóbal, quien se desempeñaba como comerciante al exterior de la primaria Justo Sierra, donde también fungía como velador, entregó una bolsa a su hijo Juan Antonio la cual en su interior contenía las escrituras de la vivienda, y los ahorros de la familia.

Entre lágrimas el hombre le pidió a su hijo que se hiciera cargo de los papeles, y el dinero como nueve jefe de familia, y posteriormente caminó hacia otro cuarto donde tomó una pistola tipo revolver calibre 38.

Un mal presentimiento alertó a Juan Antonio quien regresó a buscar a su papá, percatándose que se apuntaba con el arma en la sien, por lo que de inmediato corrió a abrazarlo y consolarlo para evitar que acabara con su vida.

Decidido a reunirse con el amor de su vida en el otro mundo, Cristóbal empujó a su hijo quien cayó aparatosamente al suelo desde donde observó como su padre acababa con su vida detonando en dos ocasiones el arma.

Asustado, Juan salió a pedir ayuda a los vecinos quienes de inmediato llamaron al 911, provocando la movilización de paramédicos de la Cruz Roja quienes nada pudieron hacer por el hombre, decretando su muerte.

Elementos de la Policía Municipal y Estatal llegaron al lugar y procedieron al acordonamiento del área, para después solicitar el apoyo de servicios periciales de la Fiscalía General del Estado.

Mientras peritos en criminalística recababan los indicios, agentes de investigación criminal se entrevistaron con los deudos para finalmente ordenar el traslado del cuerpo al Servicio Médico Forense para la necropsia de ley.

Comments

comments