En 2 horas fuego devora 150 hectáreas en San Lorenzo

0
771

La gran fumarola se logró ver desde cualquier punto de la ciudad

Por: Rosalío González

Saltillo, Coah.- Durante las primeras dos horas del incendio forestal que devora al Cañón de San Lorenzo en la reserva de la Sierra de Zapalinamé, fueron quemadas 150 hectáreas de matorrales y bosques de encino.

De acuerdo con Juan Cárdenas, el coordinador general del Área Protegida de San Lorenzo el incendio fue provocado y se tomó cuenta de él a las 16:30 horas.

Al momento que comenzó el fuego había 50 personas internadas en el Cañón y fue necesario activar un estado de emergencia para desalojar la zona donde las llamas avanzaron con rapidez debido al viento, el calor y la sequedad del terreno.

La tragedia unió a los tres órdenes de gobierno en su combate: Policía Municipal y Ecológica, Fuerza Coahuila, el Ejército Mexicano, La Secretaría del Medio Ambiente, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y los brigadistas del propio Cañón asisten al análisis del fuego que ha sido declarado incontrolable.

«En un primer momento -narra Juan Cárdenas- se intentó combatir el fuego con el agua de los pozos pero no fue posible, se nos salió de control», y cuando llegaron los refuerzos el fuego ya era incontenible.

Las mayores pérdidas ambientales son los bosques de encino que se ubicaban en la zona consumida y que servían como hábitat de cotorras serranas que viven en el cañón.

El fuego se ubica actualmente solo en el Cañón y no ha avanzado hacia otras zonas de la sierra, aunque ya se ubica a 5 kilómetros del ejido Sierra Hermosa del municipio de Arteaga.

Todas las acciones realizadas en el momento no son para sofocar el fuego sino apenas para analizar qué medidas se tomar el día de mañana cuando sea posible hacerle frente a esta tragedia natural.

El amor y la cultura que se ha inculcado a la Sierra de Zapalinamé aunado a la gran columna de humo que esta tarde de ella surge provocó pánico y tristeza entre la población que compartió en las redes la tragedia de la que estaban siendo testigos.

Fueron decenas de jóvenes de la sociedad covil los que subieron con pacas y agua para tratar de ayudar, sin embargo, no fue posible por el riesgo que significa ingresar a la zona

Comments

comments