WhatsApp
Pronostico del tiempo
Puentes Internacionales
Twitter
Instagram
YouTube
Facebook

+

Prevén reducción de lluvias en julio y agosto tras llegada de la canícula a México

Incluye a Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, así como en los estados de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y SLP.

  • 95

Incluye a Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, así­ como en los estados de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y SLP.

Por: El Universal

Ciudad de México.- El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que debido a caní­cula se prevé una reducción de lluvias entre julio y agosto. Seí±aló que en la actualidad ya se registran efectos evidentes en la vertiente del Golfo de México, que incluye a Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz, así­ como en los estados de México, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, Puebla, Tabasco, Tlaxcala y una porción de San Luis Potosí­.

Seí±aló que, además, alcanza a las entidades del Pací­fico, desde Jalisco hasta Chiapas y la Pení­nsula de Yucatán.

En el paí­s cada aí±o se observa el fenómeno climático que se caracteriza por una disminución en el acumulado de lluvias entre julio y agosto; sin embargo, para 2021 se prevé que este fenómeno, conocido también como sequí­a intraestival, de medio verano o veranillo, podrí­a presentarse en las zonas noreste, centro-oriente, centro-sur, Pací­fico-sur, Golfo de México y Pení­nsula de Yucatán.

“La caní­cula forma parte de la variabilidad climática de México y su fecha de inicio, duración e intensidad son difí­ciles de pronosticar con precisión. Entre abril y mayo se registra el periodo más caluroso del aí±o, debido a que las precipitaciones son escasas o nulas y domina un viento cálido del sur en la vertiente del Golfo de México”, comentó el SMN en un escrito.

Comentó que después, entre junio y noviembre, se desarrolla la temporada de lluvias y ciclones tropicales, pero, de acuerdo con las estadí­sticas, entre julio y agosto se observa una disminución de las lluvias en zonas de los estados mencionados (aproximadamente tres o cuatro semanas después del solsticio de verano), aunque en circunstancias excepcionales en algunas regiones puede iniciar desde junio y extenderse hasta septiembre.

“Cabe seí±alar que el patrón de déficit de precipitación no es uniforme; es decir, no ocurre en todas las regiones con la misma duración e intensidad y muchas veces puede verse alterado por eventos extremos como el impacto de algún ciclón tropical o la llegada de ondas tropicales que propicien lluvia en estas regiones. De ahí­ la importancia de realizar un monitoreo constante”, precisó.

Publicación anterior Alertan por posible vínculo de síndrome Guillain–Barré con vacuna de de Johnson & Johnson
Siguiente publicación Atraerían globos al Festival Cervantino
Entradas relacionadas
Comentarios
  TV en Vivo