Viajé en el vuelo más largo del mundo: fue brutal, pero estupendo

0
490

Ese fue mi veredicto después de aterrizar del vuelo 22 de Singapore Airlines de Changi a Newark, Nueva Jersey, en el A350-900.

Por: Agencias

Viajar de Singapur a Nueva York en un salto es mejor que hacerlo por escalas, incluso si se trata de tomar el vuelo más largo del mundo.

Ese es mi veredicto después de aterrizar del vuelo 22 de Singapore Airlines de Changi a Newark, Nueva Jersey, luego de una pausa de cinco años que se tomó la aerolínea.

Debo decir que la última cuarta parte del viaje de 10 mil 400 millas (16 mil 700 kilómetros aproximadamente) fue tedioso. Luego de 14 horas, en algún lugar de Canadá, el nuevo y elegante avión (A350-900 Ultra Long Range de Airbus SE) comenzaba a sentirse como una prisión de lujo.

Mi piel estaba reseca, y no pude evitar pensar en otros escenarios en los que muchas personas en un espacio reducido colectivamente pasarían mucho tiempo sin una ducha.

Viajar a la zona horaria opuesta del mundo nunca será del todo doloroso. Hacerlo en clase ejecutiva reduce mucho el trauma. No hay asientos económicos en este vuelo de casi 18 horas. Y en comparación con las otras opciones para llegar de Singapur a la Gran Manzana, que vuelan a través de centros en el norte de Asia, Europa o la costa oeste de EU, esta ruta es definitivamente preferible. Lo elegiré para viajes de trabajo de Nueva York a partir de ahora.

A partir de la próxima semana, los vuelos saldrán diariamente de Singapur a la medianoche (hora local) y de Newark para el viaje de regreso a media mañana. Esto significa que necesitas pasar otra noche en Nueva York, en comparación con el vuelo de Singapore Air con la escala de Frankfurt, que sale por la noche del Aeropuerto Internacional John F. Kennedy.

El vuelo SQ 22 (Singapur-Newark) reduce el viaje aproximadamente cinco horas, en comparación con la ruta a través de Alemania, que incluye una parada aproximada de dos horas. No tener que bajarse del avión te brinda más flexibilidad cuando duermes, comes y trabajas.

La reservación de un boleto de ida y vuelta de clase estándar Singapur-Newark en clase ejecutiva, que sale el próximo 1 de diciembre y regresa una semana después, cuesta aproximadamente 8 mil dólares americanos.

Los viajeros regulares de Singapore Airlines en clase ejecutiva reconocerán los 67 asientos cómodos y elegantes de los A350-900, que realizan rutas que incluyen Singapur-Melbourne y Singapur-San Francisco. Son espaciosas, aunque no excesivamente.

Estaba en el asiento 12D. Recomiendo reservar con la mayor anticipación posible en la cabina de primera clase de negocios, ya que estar cerca de la cocina delantera es un problema menor. La mayoría del servicio de comidas y bebidas se realiza desde la central. Los asientos de la primera fila central (11D y 11F) tienen más espacio para las piernas.

Son mis mejores elecciones si puedes vivir sin un asiento cerca de la ventana. La fila 19 en la parte delantera de la segunda cabina tiene el mismo beneficio, aunque también es donde se ubican las cunas, así que es bajo su propio riesgo.

Cuando llega la hora de dormir, la adición de un cubrecolchón hace que la cama sea notablemente más cómoda que el mismo asiento en otras rutas. El cubículo del pie sigue siendo bastante pequeño, y dormir en un ángulo diagonal se siente un poco raro. Dicho esto, logré seis horas y media de descanso casi continuo (sólo interrumpido por la turbulencia), y me sentí bien cuando me desperté.

El ambiente de la cabina era agradable, con una iluminación sutil y niveles de ruido relativamente bajos. No tener compartimentos superiores sobre los asientos intermedios en clase ejecutiva da una sensación de amplitud.

Mis quejas: no hay barra, y el espacio alrededor de las galeras es demasiado estrecho para pararse y estirarse sin estorbar. Los baños son pequeños y bastante espartanos. Sólo hay cuatro para las cabinas de clase de negocios y tres para los 94 asientos en el formato prémium.

La cena, servida aproximadamente una hora y media después del despegue, fue un plato principal y fruta de postre. Tuve el termidor de langosta del menú ‘Book the Cook’ por su nostalgia y valor de novedad. Esto debe pedirse 24 horas antes del vuelo. Las opciones a bordo incluían filete de pargo a la sartén y empanadillas de langosta al vapor en sopa superior.

La comida principal del showstopper se sirvió aproximadamente 11 horas en el vuelo, aunque puede cambiar el horario si lo prefiere. Esta fue la actuación completa de Singapore Airlines: satay, aperitivo, plato principal, postre, queso, chocolates, servido con el champagne Charles Heidsieck y una amplia variedad de vinos y cocteles. Todo lo que comí estaba delicioso y con buena presentación.

Hay una opción “más saludable” hecha por Canyon Ranch. También puede ordenar desde un menú de “refrigerios” durante el vuelo, con opciones desde fideos hasta yogur griego y parfait de granola.

Singapore Airlines es conocida por la profesionalidad de su tripulación de cabina y no decepcionaron: eran atentos, cálidos y eficientes. Aunque los vuelos a partir de ahora sin duda contarán con menos miembros de la tripulación.

Hay WiFi y opciones de roaming en el vuelo para estar en línea, incluidos los paquetes de datos de roaming “todo lo que pueda usar” disponibles para las personas en un plan telefónico con dos grandes proveedores de telecomunicaciones de Singapur.

Si planeas trabajar a bordo, es importante tener en cuenta que en la ruta del Pacífico Norte (que tomamos en el primer vuelo) hay un apagón de WiFi de aproximadamente dos horas y 15 minutos, que comienza alrededor de las 11 horas. También tuve problemas para conectarme fuera de esos horarios, al igual que otros pasajeros cercanos, aunque no puedo decir si eso se debió a la cantidad de periodistas a los que les faltan datos.

Para el entretenimiento hay una amplia selección de películas, programas de TV y música de la aerolínea, con 200 horas de contenido adicionales para este vuelo. No me entusiasmaron las selecciones de películas de este mes (¿dónde estaba Crazy Rich Asia?). Pero con 130 títulos solo en la sección ‘Hollywood and More’, parece ridículo quejarme.

Singapore Airlines no suele entregar kits de servicios, pero durante los primeros tres meses, los pasajeros obtienen su selección de bálsamo labial, crema de manos, aerosol de tela y quitamanchas, que se ofrecen después del despegue. A cada pasajero también se le dan máscaras, calcetines y zapatillas, y en los baños se encuentran los servicios habituales de clase ejecutiva (bruma facial, cepillos de dientes, etcétera).

Comments

comments