Un enjambre de drones es un espectáculo que muchos no han visto nunca, pero tendrán más oportunidades de hacerlo en el futuro.

Por: Agencias 

Estados Unidos.- No es la primera vez que vuelan ni mucho menos. Ya lo hacen con cierta frecuencia en Disneyworld, y en Sydney batieron el récord mundial con 500 drones volando simultáneamente. En la Superbowl, los pequeños vehículos formaron la bandera estadounidense y el logotipo de Pepsi en la mejor tradición publicitaria de este tipo de eventos.

La compañía que los fabrica se llama Shooting Star, y nació en el seno de Intel. Cada uno de estos pequeños cuadricópteros es bastante menos llamativo que los que se venden para vuelo deportivo. Están recubiertos de espuma de poliestireno blanca que les da un peso tan pequeño como 226 gramos y sus propulsores giran en el interior de pequeñas jaulas de manera que no causen heridas graves si caen sobre alguien.

Con todo, volar drones por encima de 80.000 espectadores no es algo que la FAA vea con muy buenos ojos. Aparte de acotar con cuidado el área sobre la que volaron, sus programadores tuvieron que pedir un permiso especial a los federales.

Los drones no tienen ningún tipo de inteligencia artificial. Están conectados a una computadora en tierra que es la que les envía las coordenadas por las que deben moverse y las combinaciones de color de sus LED. De momento, ya son una alternativa barata y no contaminante a los fuegos artificiales. En un futuro próximo podrán tener otros usos, como inspeccionar grandes extensiones de cultivo o edificios en obras

Comments

comments