Sentencian a padre por asesinato de su hijo

0
1056

En noviembre de 2015, tras el reporte de una pelea entre Michael y Heather, la policía llegó a la casa y se descubrió la historia

Por: Agencias 

El Informador | Estados Unidos.- Una pareja estadounidense fue sentenciada a prisión de por vida, con un mínimo de 25 años de prisión, por el asesinato de su hijo de siete años de edad, Adrian Jones, quien fue víctima de abusos durante al menos nueve meses.

El caso ha provocado estupor en Estados Unidos desde que los acusados fueron detenidos en 2015. No sólo por la violencia con que fue tratada la víctima, sino también porque los agresores documentaron los ataques y porque, según algunos medios, hubo evidencias sobre el carácter disfuncional de la familia, pese a lo cual el niño Adrian permaneció en el hogar.

Los hechos ocurrieron en Kansas City y los sentenciados son Michael y Heather Jones, hoy de 46 y 31 años de edad; él es el padre biológico del niño y ella, la madrastra. La pareja estaba a cargo desde 2012 de tres de los hijos de la primera relación de Michael: Adrian y dos niñas, desde que las autoridades le retiraron la custodia a Dainna Pearce, la madre biológica.

Desde entonces, según las investigaciones, Michael hizo mudarse a su familia varias veces entre Misuri y Kansas City, hasta instalarse en la casa donde ocurrieron los hechos; en medio de esas mudanzas, las autoridades habrían dejado de monitorear la situación de los niños.

En 2015 o incluso desde 2014, Michael comenzó a lastimar a Adrian de una manera que se convirtió en rutina, según las investigaciones; la madrastra ha asegurado que tal violencia fue responsabilidad sólo de Michael, pero las autoridades la consideran igualmente culpable.

Las agresiones contra Adrian fueron tan violentas, que las autoridades de Kansas y los detectives lo consideran el peor caso que hayan visto. La pareja, que había colocado cámaras por toda la casa para vigilar que los niños sólo comieran a las horas que les permitían, sometió al niño a tormentos como echarlo a una piscina sucia para castigarlo con el frío, atarle tablas de cocina a la espalda o el pecho para que se mantuviera inmóvil o lastimarlo con una pistola de choques eléctricos.

En algún momento en septiembre u octubre de 2015, lo ataron y encerraron en un baño bajo la regadera, y el niño habría muerto de hambre o de sed. El juicio ha establecido que la pareja decidió no enterrar el cuerpo sino que compraron cerdos para que desaparecieran los restos.

En noviembre de 2015, tras el reporte de una pelea entre Michael y Heather, la policía llegó a la casa y se descubrió la historia. Los dos acusados se declararon culpables; en noviembre de 2016 fue sentenciada Heather y finalmente, este 8 de mayo, Michael recibió la misma condena.

Algunos medios registran además que Heather entregó los videos y fotografías de los abusos contra el niño y al menos la abuela materna ha asegurado que, durante un par de años, varias personas pudieron haber denunciado que en casa de los Jones había violencia familiar.

Comments

comments