¡Se dan con todo!

0
192

El programa indicaba que los temas a tratar serían Seguridad Pública, Educación y Salud. Sin embargo, los candidatos se vieron más interesados en atacarse mutuamente.

Por: Redacción

Saltillo, Coahuila.- Los señalamientos, descalificaciones y cuestionamientos directos por presuntos actos de corrupción y omisiones a su paso por distintos cargos públicos, dominaron el primero de los dos debates entre los siete candidatos a la Gubernatura, organizado por el Instituto Electoral de Coahuila.

Aunque los temas a tratar fueron Seguridad Pública, Educación y Salud, salió a relucir el tema de la corrupción de los gobiernos de Humberto y Rubén Moreira, mencionado por todos los candidatos, a excepción de la perredista Guajardo y el priista Riquelme.

En un evento que se prolongó por más de dos horas y media, realizado en el Museo del Desierto, el candidato priista fue, después de los Moreira, el blanco de la mayoría de los ataques. Pero Riquelme también se defendió: atacó principalmente al expanista José Ángel Pérez Hernández y a Guillermo Anaya, (los tres, alcaldes de Torreón), en especial al panista, a quien le sacó a relucir su casa de más de 20 millones de pesos y dijo que, aunada a sus ranchos y cuentas bancarias, suman más de 100 millones de pesos.

En la sesión hubo desde acusaciones recurrentes entre los candidatos por corrupción y errores cometidos a su paso por el servicio público, hasta pifias en el desarrollo del debate: una afluencia mucho menor a la esperada, y desconocimiento y confusión de la moderadora, Ana María Salazar, con la identidad de los contendientes: a la perredista Mary Telma Guajardo Villarreal le cambió el nombre y al independiente Luis Horacio Salinas Valdez lo citó en un momento en el que no le correspondía hablar.

El candidato de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Armando Guadiana Tijerina, se refirió al abanderado de la coalición Por un Coahuila Seguro como “Riquelme relojes”, por lo caro de las piezas que acostumbra, y se dirigió al panista como “Memoches”, y lo retó a explicar el origen de los recursos para construir una casa en Torreón estimada en más de 20 millones de pesos. Sin embargo no fue blanco de ningún señalamiento e incluso ignoró las dos ocasiones en que Guillermo Anaya le pidió no equivocarse y sumarse al esfuerzo para “sacar al PRI”.

Comments

comments