‘Que se vayan los migrantes, no todos son buenos’

0
592

No todos los migrantes que vienen de Honduras, Guatemala y el Salvador, realmente quieren cruzar para trabajar

Por: Notimex

Hay muchos migrantes que vienen de Honduras, Guatemala y el Salvador, que realmente quieren cruzar para trabajar, pero hay otros que son malos, dicen los habitantes de Juchitán, uno de los 570 municipios del sureño estado de Oaxaca.

“Ya tenemos delincuentes aquí y ahora vienen ellos, la cosa será peor”, opinó Rita Ruiz López, una de las mujeres zapotecas que conforma el grupo de cocineras del municipio que ofrece desayuno, comida y cena a los centroamericanos.

Los primeros integrantes de la caravana que inició el recorrido hacia Estados Unidos el pasado 12 de octubre en San Pedro Sula, Honduras, llegaron a Juchitán desde el pasado domingo, ayer se completó el arribo y se mantiene hasta este miércoles.

Es por ello que desde ayer se estableció Ley Seca en todo el municipio, para evitar cualquier problema con los migrantes. Esta medida ha provocado el descontento de muchos comerciantes, ya que significan pérdidas económicas para ellos.

Los habitantes juchitecos, quienes han cobijado a los migrantes estos tres días, dicen que apoyan con lo que pueden, sin embargo, se quejan de actitudes incorrectas de quienes viajan en busca del sueño americano.

“Debería haber alguien que regule la entrada de las personas porque hay algunos que son malos. De Guatemala vienen unos que son muy groseros, de El Salvador vienen muy agresivos y por uno pierden todos”, dijo Rita.

Entrevistada por Notimex mientras colabora para preparar la comida que se ofrecerá hoy en la terminal de autobuses inconclusa, en la colonia La Joya, que se ha habilitado como albergue, la mujer exhortó a los migrantes a “portarse bien en el camino, para que los quieran”.

La desconfianza aumenta entre la población porque ayer la Policía Federal y el Instituto Nacional de Migración (INM) identificaron y devolvieron a su país a dos ciudadanos hondureños que tienen órdenes de captura vigentes, por los delitos de homicidio y contra la salud.

Rita dice que los centroamericanos “también son gentes de Dios, pero ya ves lo que estamos pasando aquí, aquí hay muchos delincuentes y ahora vienen ellos”.

Rosa Santiago Robles, otra mujer zapoteca, dice que en la caravana hay migrantes que se están portando mal, porque andan pidiendo dinero y no aceptan la comida que se les ofrece.

A algunos se les han ofrecido tortas de atún y de una manera grosera la han rechazado, expresó al señalar que ya no quieren que sigan aquí, porque ya lo hicieron el tiempo necesario.

A su vez, Norberta Orozco Orozco, dijo que, aunque la caravana está lejos de la ciudad, se siente “rara”, porque no ve que se vayan y ya pasaron tres días desde su llegada.

“Aquí sí los estamos atendiendo bien, porque a otros lados donde fueron no los apoyaron como nosotros, en la mañana y en la noche les damos su cafe con pan, además de la comida y el desayuno”, dijo al considerar que “está bien que vinieron, pero asimismo ya se pueden ir”.

“No me gustaría que se quedaran mucho tiempo porque algunos son malos. Hace rato ya no teníamos bolillo y le estábamos dando café y galletas, pero uno se puso grosero. A uno le dimos una torta y no quiso porque era de atún y la tiro, eso no está bien”, apuntó.

La caravana seguirá en territorio mexicano, hoy por la noche decidirán qué camino tomarán mañana para llegar a la Ciudad de México y de ahí a la frontera de México con Estados Unidos.

Ayer, Oscar Cruz, sectario de gobierno de Juchitán, dijo a la caravana que cuando se enteraron que ellos venían, todo el ayuntamiento se dispuso a ayudar y a hacerlo lo mejor posible.

“Juchitán fue la más lastimada por los terremotos que sucedieron en septiembre del año pasado, esta ciudad quedó destruida.

Así como nosotros, los juchitecos, recibimos la solidaridad del mundo y de todos los pueblos México, no podíamos hacerlos menos”, dijo.

Los huchitecos han puesto todo su esfuerzo para atenderlos como se merecen, sin embargo, aclaró que la solidaridad y el respaldo en alimentación, en sanidad y en medicamentos, es ayuda de mucha gente.

Comments

comments