Propone Claudia Ramírez inscribir en el Muro de Honor nombre de activista Coahuilense

0
115

Presentó un Punto de Acuerdo donde señaló que Coahuila no sólo es la cuna de grandes hombres, sino también de grandes mujeres revolucionarias, visionarias, luchadoras sociales y por mucho, adelantadas a su época

Por Agencias

La Diputada Claudia Isela Ramírez Pineda, del Partido de la Revolución Democrática, en coordinación con el Centro Cultural “Casa la Besana” A. C. presentó una Iniciativa con la que busca se inscriba con letras doradas en el Muro de Honor del Salón de Sesiones del Palacio del Congreso, el nombre de la activista “Nancy Cárdenas Martínez”, en reconocimiento a su lucha por los derechos de las mujeres, la diversidad sexual y la democracia en el país.

Ante el Pleno del Congreso, presentó un Punto de Acuerdo donde señaló que Coahuila no sólo es la cuna de grandes hombres, sino también de grandes mujeres revolucionarias, visionarias, luchadoras sociales y por mucho, adelantadas a su época. Tal es el caso de Nancy Cárdenas Martínez, oriunda de Parras de la Fuente, una artista y activista social la cual tuvo un papel preponderante en los años sesenta como feminista, actriz, dramaturga, cineasta, poeta, militante social, gestora cultural y defensora incansable de los derechos humanos, quien fue clave para el movimiento LGBT+ en México.

Dentro de su formación académica destaca por obtener un doctorado en Letras, especializado en Arte Dramático, por la Universidad Nacional Autónoma de México; fue, además, becaria en la Universidad de Yale; y estudió Cine y Dirección Teatral en el Centro de Estudios Cinematográficos de Lodz, en Polonia.

En su trayectoria, destaca que fue coordinadora del Cine Club de la UNAM y jefa de producción de Radio Universidad. Escribió diversas obras de teatro entre las que destacan: “La vida privada del profesor Kabela”, “El día que pisamos la luna”, “Las hermanitas de Acámbaro”, “Sangre de mi sangre “, “Sexualidades I” y “Sexualidades II”.

También adaptó diversas obras clásicas, lo cual le valió diversos premios y reconocimientos a lo largo de su vida. Como activista y feminista, militó en el movimiento estudiantil de 1968 en el que se opuso férreamente a la violencia policial y el autoritarismo gubernamental. Así mismo fue impulsora de los derechos de las mujeres pugnando siempre por la igualdad y rechazando los roles tradicionales de la sociedad, que obligaban a las mujeres a ser madres y amas de casa, siendo hasta ahora uno de los íconos feministas más importantes de México.

Su pensamiento, firme, fuerte y decidido, inspiró el movimiento de los derechos de la diversidad sexual, que hoy en día constituye un pilar fundamental en el respeto, la tolerancia y los derechos de las minorías.

Por ello la Diputada del PRD, presentó un Punto de Acuerdo para reconocer el trabajo de esta ilustre coahuilense, honrando su memoria y su lucha incansable, grabando su nombre con letras de oro en el Salón de Sesiones del H. Congreso del Estado.

Con esto, se reivindica además el papel de las mujeres en el recinto, pues en el muro de honor sólo hay dos mujeres, Elena Huerta y Enriqueta Ochoa.

Comments

comments