Premian con trabajo en Italia a migrante que devolvió un reloj de oro

0
354

En la comisaría, ante los carabineros, se quiso conocer la historia del migrante.

Por: Grupo Zócalo

Italia.- Un inmigrante senegalés ha sido protagonista de una historia con final feliz, lo que es celebrado por los medios italianos que resaltan su gesto: la restitución de un Rolex de oro encontrado en Parma.

Modou Gaye, de 22 años, un vendedor ambulante que buscaba trabajo, residente en Colorno, municipio de 9.000 habitantes en la provincia de Parma, se encontró en una céntrica calle de esa capital, un Rolex dentro de una custodia verde. Seguramente se imaginó que podía recibir una pequeña recompensa con su devolución, además del clásico «gracias» para quien encuentra y entrega un objeto precioso. Pero lo que no podía imaginar el joven senegalés es que gracias a su gesto ha encontrado finalmente trabajo.

Modou Gaye mostró el Rolex, un Daytona de oro, a un joyero conocido, quien le confirmó el alto valor del reloj, unos 25.000 euros. Sin dudarlo, el joven senegalés, con regular permiso de residencia en Italia, decidió entregarlo a los carabineros. En una entrevista al periódico local, Gazzetta di Parma, Gaye explicó su gesto quitándole importancia: «Ese Rolex no era mío. Por tanto, tenía la obligación de devolverlo. Esto es lo que mi padre me ha enseñado. Y esto es lo que yo hice».

El propietario del Rolex es un empresario de la provincia de Mantova que el pasado 9 de noviembre perdió el reloj en Parma, donde se encontraba por motivos de trabajo. El empresario puso la correspondiente denuncia por la pérdida del reloj y, además, dado su interés por el Rolex, publicó algunos anuncios en los periódicos locales. Cuando los carabineros, tras las oportunas averiguaciones, comprobaron que se trataba del Rolex cuya pérdida había denunciado el empresario, lo llamaron para hacerle entrega del reloj. El propietario mostró su deseo de conocer al joven senegalés.

En la comisaría, ante los carabineros, quiso conocer la historia de Modou Gaye. Cuando escuchó que estaba en el paro, en lugar de recompensarlo con dinero le dio las gracias y le ofreció un puesto de trabajo fijo en su empresa. «Es una ejemplar y bella historia», comentó el alcalde de Parma, Federico Pizzarotti. «Es emocionante saber -añadió el regidor- que un gesto de honestidad rompe la indiferencia que nos rodea y nos hace sentir un poco más humanos y un poco menos desinteresados ante el mundo que nos circunda».

Comments

comments