El cuerpo del bebé fue encontrado por buzos de la policía 36 horas después de que se lanzara una alerta por su desaparición.

Por Agencias

Estados Unidos.- Un padre de 25 años de Nueva York se declaró culpable de haber asesinado a su hija, de menos de dos años de edad, a golpes con un bate de béisbol, de haber quemado su cuerpo y deshacerse de los restos en un arroyo.

Ryan Lawrence aceptó su culpabilidad de asesinato en primer grado ante la corte del condado de Onondaga este jueves. El próximo 7 de octubre será sentenciado y puede enfrentar una pena de entre 25 años y cadena perpetua.

El padre, quien fue arrestado justo dos días después de que él mismo raptara a su hija Maddox de 21 meses, había dejado una nota en la que avisaba que posiblemente haría daño a su hija, según informó entonces la policía.

En una entrevista televisada en febrero, el fiscal del distrito del condado, Bill Fitzpatrick, sostuvo que Lawrence había declarado que tuvo “un cierto nivel de celos por la atención que esta niña estaba recibiendo al contrario de la que él recibía”. Maddox, pese a su corta edad, había sido diagnosticada con cáncer en un ojo y los tratamientos, aparentemente, estaban dando resultado.

El padre ya había reconocido que había golpeado hasta matar a la pequeña Maddox en las afueras de Siracusa.

Según los documentos judiciales, citados por Syracuse.com, “después de raptar a Maddox Lawrence en el condado de Onondaga, el acusado ilegalmente la llevó a un lugar apartado y aislado en el condado de Cortland y de manera deliberada la golpeó en la cabeza con un bate de madera de béisbol que le causó la muerte (…) el acusado luego puso el cuerpo y el bate en un fuego por horas”. Finalmente, según las autoridades, ató los restos a un objeto pesado y los tiró al arroyo Onondaga que llega al lago Onondaga.

Comments

comments