Los pesticidas pueden aumentar el riesgo de autismo

0
135

El DDT es un contaminante orgánico persistente, lo que significa que se descompone lentamente durante décadas.

Por Agencias

Ciudad de México.- El autismo es un trastorno del desarrollo que afecta aproximadamente a 1 de cada 160 niños, según la Organización Mundial de la Salud, y sus síntomas suelen comenzar en la infancia y continuar hasta la adolescencia y la edad adulta, dio a conocer la revista Muy Interesante .

Exactamente qué causa el autismo y cómo se desarrolla es algo que sigue en debate, pero es ampliamente reconocido que es probable que haya interacción entre los factores ambientales y genéticos.

Recientemente, científicos de la Escuela de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York (EE. UU.) unieron fuerzas con investigadores de la Universidad de Turku y del Instituto Nacional de Salud y Bienestar, ambos en Finlandia para investigar si podría haber vínculos entre la exposición a los pesticidas y el riesgo de autismo. En particular, estaban interesados en el diclorodifeniltricloroetano (DDT).

¿Qué es el DDT?

Sintetizado inicialmente en 1874, el DDT mata una amplia gama de vectores de enfermedades y fue utilizado durante la Segunda Guerra Mundial para controlar el tifus y la malaria en Europa y el Pacífico Sur. Es un plaguicida tan eficaz que el tifus casi se erradicó en algunas partes de Europa. Para 1945, se usaba ampliamente tanto en casas particulares como en negocios agrícolas.

Aunque se plantearon preocupaciones de seguridad legítimas y efectivas, el DDT fue finalmente prohibido en muchos países.

Sin embargo, el solo hecho de detener el uso de DDT no eliminó el químico. El DDT es un contaminante orgánico persistente, lo que significa que se descompone lentamente durante décadas y entra fácilmente en la cadena alimentaria. Con el tiempo, esta sustancia química se acumula en el organismo, especialmente en el tejido adiposo.

Aunque todavía no se ha confirmado el impacto exacto de la exposición prolongada al DDT en la salud humana, se cree que es un disruptor endocrino y un posible carcinógeno.

Debido a que la exposición a corto plazo al plaguicida se considera relativamente segura, todavía se usa para controlar los mosquitos y otras plagas en áreas con tasas particularmente altas de malaria, como ciertas partes del África subsahariana.

De manera preocupante, el DDT puede atravesar la placenta. Así que, si una mujer ya transporta parte del pesticida, puede afectar a su bebé nonato.

Para saber si el DDT está relacionado de alguna manera con el desarrollo del autismo en algunas personas, utilizaron datos del Estudio Prenatal Finés del Autismo. Los científicos analizaron muestras de suero de más de 750 niños con autismo y una gran cantidad de sujetos de control sanos.

El enlace DDT-autismo

El equipo midió los niveles de p, p’-dicloro difenil dicloroetileno (DDE), un producto de degradación del DDT. Descubrieron que el riesgo de que un niño desarrollara autismo era un tercio más alto si su madre tenía niveles elevados de DDE en la sangre.

De manera similar, el riesgo de que un niño tenga autismo con discapacidad intelectual se duplicó con creces cuando los niveles de DDE de la madre se encontraban en el percentil 75 o superior.

Los autores escriben que sus hallazgos “proporcionan la primera evidencia basada en biomarcadores de que la exposición materna a los insecticidas está asociada con el autismo en la descendencia. Estos productos químicos todavía están presentes en el medio ambiente y están en nuestra sangre y tejidos”, explica Alan S. Brown, líder del trabajo.

“Nuestros hallazgos sugieren que la exposición prenatal a la toxina del DDT puede desencadenar el autismo”, concluye.

Según los expertos, se trata de una asociación. Incluso después de haber eliminado los posibles factores de confusión, como la edad materna y las afecciones psiquiátricas previas, los hallazgos siguieron siendo muy significativos.

Comments

comments