Llega al fin la justicia para el pequeño Etan, desaparecido hace 40 años

0
4248

El presunto culpable de la desaparición y asesinato del menor recibirá ya su sentencia

Por: Agencias 

Nueva York, EU.- El estremecedor caso del pequño Etan Patz, quien desapareciera el 25 de mayo de 1979 en un vecindario del barrio neoyorquino de Soho cuando este se dirigía a su escuela, tal parece llegar a su fin.

Y es que el martes un jurado de Nueva York halló culpable, en un segundo juicio, al puertorriqueño Pedro Hernández, de 56 años, por el secuestro y muerte de Etan.

Su caso estremeció a millones de estadunidenses por las circunstancias en que ocurrieron los hechos.

Por primera vez sus padres permitían al niño de 6 años ir solo a la parada para ser recogido por el autobús escolar; Etan nunca abordó ese transporte y jamás regresó a casa.

Así se convirtió en uno de los primeros niños desaparecidos cuya foto fue colocada en los cartones de leche, en la década de los 80.

Etan fue el rostro que ayudó a lanzar el movimiento nacional para alertar sobre los menores desaparecidos, al grado tal que en 1983 el entonces Presidente estadunidense, Ronald Reagan, declaró el 25 de mayo Día Nacional de Niños Desaparecidos.

“Es una historia que inspira cautela, un hito, es Etan quien simbolizará para siempre la pérdida de toda la inocencia”, señaló el fiscal adjunto de Manhattan, Joan Illuzzi.

A casi cuatro décadas de su desaparición, Julie y Stanley Patz, sus padres, viven el final del capítulo más terrible de sus vidas.

A pesar de que las autoridades señalaban a José Ramos, un pedófilo que cumple condena en Pensilvania y quien era novio de la niñera de Patz cuando este desapareció, como el principal sospechoso, la investigación dio un giro total.

La confesión

A inicios de 2012, una nueva pista había desempolvado el caso. La Policía estuvo durante varios días rompiendo el piso de concreto de un sótano cerca de la parada de autobús a donde se dirigía Etan la mañana de su desaparición, pero su cuerpo jamás fue hallado.

Sin embargo, esta operación cubierta ampliamente por los medios de comunicación hizo que alguien llamara al departamento de Niños Desaparecidos de la Policía de Nueva York.

La llamada telefónica logró dar con Hernández, quien finalmente confesó.

Según el comisionado Ray-mond W. Kelly, un familiar del propio Hernández dijo a las autoridades que escuchó al presunto homicida decir una vez que él había matado a un niño en Manhattan.

Hernández, quien vivía en Nueva Jersey al momento de su detención, confesó que cuando tenía 19 años con engaños tomó a Etan y lo condujo al sótano de una tienda donde trabajaba; lo estranguló, colocó su cuerpo en hielo dentro de un refrigerador, para luego tirarlo en una bolsa a la basura.

El juicio

En este caso no hubo testigos del secuestro del niño, por lo que el jurado deliberó sobre la declaración de Hernández, cuya defensa siempre ha insistido en los problemas mentales de su cliente y que durante el proceso judicial atacó la credibilidad de esa confesión.

“Pedro Hernández es un hombre extraño, limitado y vulnerable”, dijo el abogado defensor, Harvey Fishbein, en su argumento final. “Es un hombre inocente”.

La hija del acusado, Becky, señaló que su padre una vez habló sobre tener visiones de ángeles y demonios.

En 2015 tras 11 días de deliberaciones sobre el veredicto, el juicio fue declarado nulo.

Ahora en esta ocasión, el jurado compuesto por ocho hombres y cuatro mujeres, deliberó durante nueve días sobre la participación de Hernández en la desaparición de Etan.

Se le halló responsable de homicidio en segundo grado por la Fiscalía de Manhattan y por esos cargos afrontaría un mínimo de 25 años de cárcel y una pena máxima de cadena perpetua en caso de que se confirme su culpabilidad, el próximo 28 de febrero cuando se conocerá la sentencia final.

En tanto sus padres se convirtieron en activistas de la causa y muchas leyes para la protección de los niños se han aprobado nacional y localmente a consecuencia de ese activismo.

Por ejemplo, la llamada automática que los colegios hacen a los hogares cuando un niño no llega al salón de clases, ha sido una de las tantas medidas que se han tomado para reaccionar a tiempo ante un caso de estos.

Comments

comments