Lindsey Vonn pone fin a su carrera con un bronce

0
158

Fue superada por la eslovena Ilka Stuhec, que conservó el título, y por la suiza Corinne Suter, 2ª

Por: Agencias
Suecia.- La estadounidense Lindsey Vonn, de 34 años, se despidió del esquí alpino de competición con una medalla de bronce en descenso en los Mundiales, este domingo en Are, superada por la eslovena Ilka Stuhec, que conservó el título, y por la suiza Corinne Suter, 2ª.

“Esperaba realmente ganar una medalla aquí. Quería subir al podio una última vez (…) irme por la puerta grande”, señaló la rubia de Minnesota.

En una pista que no se hallaba en las mejores condiciones, Stuhec, ganadora en 2017 en Sankt Moritz, se convirtió en la primera esquiadora en conservar el título mundial de descenso desde que lo hiciese la suiza Maria Walliser en 1987 y 1989.

Con el dorsal 3, Vonn, que había anunciado que esta prueba sería la última de su carrera, estuvo en cabeza durante unos minutos, hasta el paso de Stuhec, quien, con un tiempo de 1 minuto 1 segundo y 74 centésimas la superó en 49 centésimas. Un poco después, a pesar de la falta de luz, Corinne Suter se intercaló en segunda posición.

Vonn, lastrada por problemas físicos en su rodilla desde el comienzo de temporada, deja el circuito con un total de ocho medallas mundiales, dos de ellas de oro, tres olímpicas, entre ellas el primer título de una estadounidense en descenso, en 2010, y un récord en categoría femenina de 82 victorias en Copa del Mundo.

Este domingo se convirtió en la medallista mundial de más edad.

Homenajes de despedida 

La leyenda del esquí sueco Ingemar Stenmark, con 86 victorias en Copa del Mundo acudió a la pequeña estación para rendir homenaje a Vonn y entregar los ramos de flores en el podio.

“Es una campeona increíble, con todo lo que ha logrado. Estaba emocionada y sólo quería mostrarle mi respeto en esos momentos”, explicó la alemana Viktoria Rebensburg, que llegó a meta justo después de Vonn, ante la que se puso de rodillas cuando esta aún estaba saludando al público.

Esa fue la primera muestra de afecto de una larga serie de homenajes a una esquiadora con un palmarés único a pesar del lastre que supusieron para ella las lesiones a lo largo de su carrera.

Esta medalla permite a Vonn sumar un octavo metal en seis mundiales diferentes.

“Todo el mundo sabe cómo soy, siempre tomo todos los riesgos. Es por ello que he ganado tanto, pero por eso he sufrido tantas caídas y lesiones. Hoy estaba muy nerviosa. No quería acabar en las redes como el martes”, señaló Vonn aludiendo a su caída en el Super-G en Are.

Las favoritas pagaron caros sus errores en una pista que no perdonaba ninguno después de ver su recorrido acortado, y así Sofia Goggia, Ramona Siebenhofer, Nicole Schmidhofer o Ragnhild Mowinckel no lograron el objetivo del podio.

Para Stuhec, el oro supone su regreso al más alto nivel después de una temporada 2017/2018 en blanco debido a una grave lesión de rodilla.

Comments

comments