Inundan zombies calles de Saltillo

0
95

Logran gran convocatoria en original evento

Por: Ana Luisa Casas

Saltillo, Coahuila.- Las puertas del panteón Santiago se abrieron para dar paso entre la oscuridad de la noche a muertos vivientes que llevaron a las calles la rumbar de sus motocicletas y el rock, para dar inicio al Festival Desobediente, De Halloween al Día de Muertos.

Zombis con chalecos de cuero negro, cadenas, pulseras de picos y pesadas botas abordaron sus vehículos con un caminar entorpecido y portando armas punzocortantes de goma para aterrorizar a los transeúntes por las principales arterias del Centro Histórico.

Con pintura roja simulando sangre en sus rostros, pupilentes verdes y blancos; disfrazados de personajes típicos de Halloween o atuendos de “terror”, los bikers recorrieron las calles sobre motos que también fueron decoradas con calaveras y equipos de sonido para ambientar con temas como Thriller y de rock en español a quienes se unieron en el camino para concluir el desfile en El Hijo Desobediente.

El restaurante bar, ubicado en el cruce de las calles Padre Flores y Ocampo, en el Centro Histórico de la ciudad, que junto a Club Faraones impulsaron el evento para reconocer las festividades adoptadas en el norte del país y el tradicional Día de Muertos.

Al llegar una fila de imponentes motocicletas con chasis rojo y negro, girnaldas de cuero y tubos de escape emitiendo riudo atrajeron la vista de más saltillenses, que disfrutaron de tomarse selfies y fotografías.

Algunos de los bikers ingresaron al bar para degustar snacks y levaduras, mientras que el resto continuó con el festejo en familia sobre las calles peatonales de los alrededores.

CON CAUSA

Al menos 250 bikers y sus familias hicieron posible el primer desfile biker zombi y la apertura de las actividades del festival, entre las que se encuentran una pasarela con catrinas del rock, bebidas “escalofriantes”, casa de espantos, exhibición de animatrónicos en tamaño natural y un altar de muertos, hasta el 3 de noviembre.

La pasarela es la única actividad con un costo de 50 pesos, dinero que será destinado a una causa altruista para pequeños con cáncer que son atendidos en el Hospital del Niño y el Hospital General.

Los asistentes coincidieron en que actividades como esta unen a los bikers de diversos colectivos y muestran a la sociedad su empatía con las causas sociales o tradiciones típicas.

Asimismo, recordaron a los verdaderos bikers fallecidos en algún accidente vial y aprovecharon para hacer un llamado al resto de los conductores para respetar los señalamientos de tránsito y límites de velocidad y evitar más muertes de compañeros.

Comments

comments