Hasta 12 horas para cruzar la frontera con Estados Unidos al endurecer restricciones

0
531

La fila de autos en el punto fronterizo de San Isidro, que conecta Tijuana con California se extendía por más de 10 millas.

Por: Grupo Zócalo 

Estados Unidos.- Decenas de miles de conductores y peatones en la frontera mexicana han tenido que esperar hasta 12 horas para cruzar a Estados Unidos porque la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) endureció las restricciones a cruces no esenciales.

La medida, que comenzó a implementarse cerca de la medianoche del sábado al domingo, tomó por sorpresa a miles de conductores que se vieron en filas de longitud sin precedentes en Tijuana, de hasta diez millas de largo.

“En una encuesta reciente de más de 100.000 viajeros en la frontera, se encontró que la gran mayoría de los viajes transfronterizos de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales son para propósitos que se consideran esenciales“, reveló CBP.

Las restricciones han estado en vigor y se han renovado mensualmente en cinco ocasiones desde marzo, por un acuerdo de los gobiernos de Estados Unidos y México para prevenir contagios del Covid-19.

Durante las restricciones solo pueden cruzar a Estados Unidos los ciudadanos estadounidenses y los residentes legales.

CBP informó extraoficialmente que antes de este fin de semana se llegaban a contar hasta 40.000 conductores y 22.000 peatones, la mayoría de ellos sin motivos esenciales para cruzar la frontera.

La situación caótica en Tijuana ha aumentado cuando la mañana de este lunes decenas de miles de personas que radican en el estado mexicano de Baja California intentaron cruzar la frontera para trabajar en el sur de California.

Muchos comentarios en redes sociales indican que las líneas de espera comenzaron a formarse en la noche del domingo y hubo conductores que pasaron al amanecer de este lunes.

El sábado, la Cruz Roja de Tijuana informó que una mujer de 87 años pereció de un paro cardiaco mientras esperaba cruzar como pasajera en un auto a San Diego.

Con información de La Opinión

Comments

comments