Falleció el conocido torero y ganadero Rafael Iñiguez Ruiz “El Rivereño”

0
145

Otro crespón negro cuelga en la fiesta brava.

Por FRANCISCO VARGAS M.

Aguascalientes.- Siempre es difícil dar a conocer el fallecimiento de un personaje o miembro de la familia taurina, pero más cuando se trata de un amigo, porque se agolpan todos los recuerdos y momentos que en vida disfrutamos, lo que hace difícil poner los dedos en cada tecla para redactar la noticia.

Eso sucede en estos momentos que con enorme tristeza damos a conocer el lamentable fallecimiento del conocido torero y ganadero Rafael Iñiguez Ruiz mejor conocido como en el medio como “El Rivereño”, quien murió este miércoles 11 de noviembre a las 01:30 horas a la edad de 74 años, en conocido hospital público de esta ciudad capital de Aguascalientes, debido a la grave cornada mortal que le dio ese terrible y temible toro llamado “Coronavirus”; que ha acabado y arrebatado la vida a miles de personas de todas las edades, sexo y posición social y económica.

Rafael Iñiguez Ruiz, nació el 24 de octubre de 1946, en Jocotepec Jalisco; en la Riviera del Lago de Chapala, de ahí su sobrenombre de “El Rivereño, y su infancia la vivió en Yahualica. Sus padres fueron don Faustino Iñiguez y doña Petra Ruiz, quien al enviudar siendo un niño Rafael, ayudaba a su madre para llevar dinero a

casa, mujer de trabajo y lucha que sacó adelante a toda su familia y que le caracterizó ayudar a las personas.

Siendo joven “El Rivereño” partió a los Estados Unidos, propiamente a California, donde trabajó como cuidador de caballos en algunos ranchos, por lo que se hizo un gran conocedor del tema, gustando también por asistir a los hipódromos para presenciar carreras y derbys.

Regresó a México y de inmediato se enamoró de la fiesta brava, conviviendo con personajes y toreros de los setentas hasta llegar a vestir el terno luces al convertirse en novillero con caballos, actuando en importantes plazas como La Aurora de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México; como en plazas de Guadalajara, Durango, San Luis Potosí, Yahualica, Aguascalientes, entre otras muchas más, logrando triunfos basados en su tauromaquia, entrega y gran valor.

Posteriormente contrajo nupcias en el año de 1973, con Rosalina Rangel Dorado, hija del reconocido ganadero don Celestino “Tato” Rangel Aguilar, dueño de Garabato, quien al morir deja la ganadería a su hija quien conjuntamente con su esposo se hicieron cargo del manejo de la dehesa divisa color gualda y rojo, con fecha de fundación de 1870, y que se ubica en el municipio de Pabellón de Arteaga, Aguascalientes.

Al fallecer su esposa doña Rosalina Rangel Dorado en el año de 2004, decide “El Rivereño” que su hijo Hiram, se hiciera cargo del manejo y administración de la

ganadería, como lo sigue haciendo hasta la fecha con enorme amor, cariño y dedicación, siguiendo siempre todos los consejos de su señor padre, todo con el firme propósito de poner nuevamente en lo primeros lugares a Garabato, de las ganaderías del campo bravo mexicano.

Otra de las pasiones de “El Rivereño” como de su señora esposa Rosalina, fueron los caballos, prueba de ello fue que en el año de 1981 pusieron la “Escuela de Equitación de Aguascalientes”, disciplina que practicaron ambos obteniendo el reconocimiento y conquistando varios premios y trofeos.

Rafael Iñiguez “El Rivereño”, siguiendo el ejemplo de su señora madre, siempre le caracterizó ayudar a la gente como a sus amigos, además de tener un humor muy personal como esa manera tan sencilla y sin complicaciones de vivir, ganándose el cariño y afecto de todas las personas y en especial de la familia taurina.

Su cuerpo fue cremado y la Misa será hoy jueves a las 12:30 horas en el Templo de Santo Toribio; el Novenario iniciará mañana viernes en el Templo de La Merced, por confirmar la hora.

A nombre de todos los que formamos parte de este importante medio, enviamos nuestras más sinceras condolencias a sus hijos Rafael, Rosalina, Hiram e Imperio, así como sus hermanas Raquel y Angélica, como a toda su apreciable familia.

Amigo Rivereño, seguro estoy que te encuentras ya en cielo, disfrutando de la Gloria de Nuestro Padre Dios, haciendo tus crucigramas y sopa de letras, escuchando tus canciones favoritas “La Eche en un Carrito” como “Sonora y Sus Ojos Negros”, mismas que disfrutabas y cantabas en nuestras muchas e inolvidables convivencias. Gracias amigo por todos esos momentos que nos regalaste a todos, mucho te extrañaremos; estarás siempre en nuestra mente. ¡Descansa en Paz!

Comments

comments