Estas son las mujeres que Trump ha reunido para acusar a Bill Clinton de violación y acoso

0
939

El candidato apareció antes del debate con tres mujeres que denunciaron abusos del expresidente. Sólo una es un problema para su adversaria

Por: Agencias

Donald Trump hizo algo insólito en los prolegómenos de un debate presidencial. Se presentó en un hotel de St. Louis con tres mujeres que denunciaron agresiones sexuales de Bill Clinton: Kathleen Willey, Paula Jones y Juanita Broaddrick. En la comparecencia también estaba Kathy Shelton, que acusa a Hillary Clinton de defender a su violador.

Estas son, de izquierda a derecha:

Kathleen Willey, 70 años: voluntaria de la Casa Blanca. Alegó haber sido acosada por el entonces presidente en 1993 en un estudio privado de la oficina Oval.

Juanita Broaddrick, 73 años: acusó a Bill Clinton de haberla violado en 1978, cuando ella era voluntaria de campaña para la primera campaña de Clinton como gobernador.

Kathy Shelton, 52 años: acusó recientemente a Hillary Clinton de cínica por defender al hombre acusado de violarla a los 12 años. Según Kathy Shelton, Hillary miente cuando dice que ha sido siempre defensora de las mujeres.

Paula Jones, 50 años: exempleada del gobierno de Arkansas demandó a Bill Clinton en 1994 por acoso sexual en 1991 en un hotel de Little Rock, Arkansas. Llegó a un acuerdo extrajudicial por 850,000 dólares. Su caso condujo a la investigación sobre Monica Lewinsky.

Los testimonios de Jones y Willey no son creíbles por distintos motivos. El de Juanita Broaddrick es el más problemático para los Clinton y también el que más eco ha encontrado en los últimos meses. Broaddrick asegura que Bill la violó en un hotel de Little Rock en 1978 y que Hillary la amenazó unas semanas después.

“Estoy aquí para apoyar a Donald Trump”, dijo Broaddrick. “Hace unas horas tuiteé que los hechos hablan más alto que las palabras. Trump pudo decir palabras malas pero Clinton me violó y Hillary me amenazó. No creo que haya ninguna comparación”.

La versión de Juanita

Broaddrick conoció a Bill Clinton en abril de 1978. Ella era la directora de una residencia de ancianos en una ciudad pequeña de Arkansas y él era un joven político que ejercía como fiscal general de Arkansas y acababa de lanzar su campaña a gobernador. Aquel día Clinton le dijo que llamara a su despacho si algún día pasaba por Little Rock.

Unos meses después, Broaddrick viajó a la capital para un congreso y llamó al despacho del fiscal general. Clinton le dijo que podían verse en el vestíbulo de su hotel. Pero en el último momento le llamó para decirle que aquello estaba lleno de periodistas y que prefería que se vieran en su habitación.

Al principio charlaron y Clinton la llevó a la ventana con la excusa de mostrarle una prisión que estaban reformando. Entonces empezó a besarla y le mordió con fuerza el labio superior. “Tenía una falda y una blusa”, dijo Broaddrick a Breibart News este fin de semana. “Rompió la cinturilla de mi falda, me rasgó las medias y me violó. Fue muy vicioso. me maniató y no sabía qué hacer. Estaba tan asustada… Sólo tenía 35 años y fue horrible. Sólo quería que acabara para que se fuera”.

Juanita dijo hace unos meses durante esta entrevista con Buzzfeed que no gritó porque todo pasó muy rápido y que le dijo a Clinton que estaba casada y que mantenía una relación sexual con otro hombre que pronto sería su segundo esposo. Al final Clinton se levantó, se puso las gafas de sol y le dijo que se pusiera hielo en los labios. Luego cerró la puerta y se fue.

“No noté ningún remordimiento”, asegura Broaddrick. “Actuó como si fuera algo que hacía todos los días. No expresó ninguna disculpa. Fue como irreal”.

Sin testigos

Sólo Broaddrick y Clinton saben lo que ocurrió en aquella habitación. La presunta víctima no guarda ningún parte médico de lo ocurrido y no tiene ninguna prueba de su estancia en aquel hotel.

Cuatro amigas sí confirman haberle escuchado la misma versión unas horas después de la fecha en la que ella sitúa la agresión. Louise Ma, Susan Lewis, Jean Darden y Norma Rogers, directora de enfermería de su residencia, que se la encontró aquel día con el labio azul y dolorido y en estado de shock. “Parecía que la habían golpeado”, dijo Rogers unos años después.

Broaddrick optó por no decir nada de lo que había ocurrido. Ese año Bill llamó como media docena de veces a su despacho pero sólo habló con ella una vez y le dijo si iba a volver por Little Rock.

En 1984 Clinton le envió una carta felicitándola por un premio y escribió de su puño y letra: “Te admiro mucho”. Unos años después, en 1991, se lo encontró en la capital del estado después de un encuentro de trabajo y le dijo si había algo que podía hacer algo para mejorar las cosas. “Nada”, dijo su presunta víctima. Unos meses después, se enteró de que Bill se presentaba a la carrera presidencial.

¿Callar o no callar?

Los republicanos de Arkansas cortejaron a Broaddrick durante años. Alguien les había hablado de lo que había ocurrido y querían que la mujer denunciara al gobernador.

Juanita no quiso hablar entonces. Tampoco cuando contactaron con ella los abogados de Paula Jones, la mujer que acusó a Bill Clinton de acoso sexual. Cuando intentaron que declarara, Broaddrick firmó un afidávit negando que Clinton la hubiera violado.

“No tengo ninguna información que ofrecer en relación con un acercamiento sexual de Bill Clinton sin consentimiento”, dice el documento, que el entorno del expresidente suele citar como un indicio de que nunca hubo ninguna agresión.

Al año siguiente, Broaddrick cambió de opinión cuando el fiscal especial Kenneth Starr le ofreció inmunidad a cambio de declarar durante el proceso de destitución de Clinton. Prefería que no saliera su nombre pero al final se filtró y concedió una entrevista a la periodista Lisa Myers en el programa Dateline de la NBC. Entre otras cosas para desmentir los rumores según los cuales su segundo marido había aceptado dinero de los Clinton para que no hablara sobre la agresión.

sop-ap-spana-spanent-_gonz

NBC suspenden a Billy Bush por conversación misógina con Trump

Billy Bush fue suspendido como coanfitrión del programa “Today Show” este domingo después de que e viernes se revelara un video en el que mantiene una conversación en tono misógino con el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump.
Según información de CNN, la cadena NBC dijo que analizará a profundidad el caso, pero de momento no aclaró si hay posibilidad de que el presentador regrese a su puesto.
La medida se toma por la exigencia de acciones disciplinarias por la conversación vulgar que sostuvo con Trump en 2005 y que fue difundida este viernes por The Washington Post.
Minutos antes del debate cntra Hillary Clinton, el magnate apareció junto a Juanita Broaddrick, mujer que acusó a Bill Clinton de violación en 1999, en un intento por salvar su cmapaña.
En conferencia de prensa, se presentó a lado de Juanita Broaddrick, Kathleen Willey, Paula Jones y Kathy Shelton, quienes expresaron su apoyo al candidato republicano pese a los dichos misóginos que fueron difundidos el viernes.
“El señor Trump podrá decir malas palabras, pero Bill Clinton m violó”, dijo Broaddrick.
En 1999 Clinton fue señalado por Broaddrick por una presunta violación en su estado natal de  Arkansas  en 1978.
El caso quedó impune y ahora en plena contienda por la presidencia, se revive, tratando de afectar, al menos de manera indirecta a  la candidata  demócrata y esposa del ex presidente,  Hillary  Clinton.

Comments

comments