Empresa de EU demandará a México por contaminación

0
252

En los últimos cuatro meses por lo menos 59 agentes federales han mostrado malestares o infecciones. México se había comprometido a darle solución al problema.

Por: EFE

San Diego. La ciudad de Imperial Beach, en California, y el Sindicato Nacional de la Patrulla Fronteriza anunciaron este martes que consideran emprender acciones legales para obligar a las autoridades a invertir en infraestructuras que controlen el flujo de aguas negras desde México.

La Comisión Internacional de Límites y Aguas (IBWC) sería el organismo demandado por las aguas residuales que llegan a la costa estadounidense a través de la cuenca del Río Tijuana.

Tanto la ciudad de Imperial Beach como el sindicato de la Patrulla Fronteriza analizan opciones legales, aunque cada quien presentaría su demanda ante una corte por separado

En el caso de la Patrulla Fronteriza, las aguas negras han contaminado una zona donde ese cuerpo tiene asiento.

En los últimos cuatro meses 59 agentes federales han mostrado síntomas de enfermedades o infecciones, denunció Christopher Harris, secretario de asuntos legislativos del Sindicato Nacional de Patrulla Fronteriza en el sector de San Diego.

“Esta es una catástrofe ambiental que se ha dejado pasar por mucho tiempo, se ha ocultado pero está afectando a decenas de miles de personas”, dijo el representante sindical.

“Es necesario que la Comisión Internacional de Límites y Aguas lidere y asuma un papel contundente en ayudar a mitigar y definitivamente solucionar esta vieja crisis de salud y ambiental”, agregó Terence Shigg, presidente del sindicato en el sector de San Diego.

La IBWC (en México CILA) es un organismo internacional con presencia tanto en México como Estados Unidos encargado de los tratados sobre límites y aguas entre los dos países.

La ciudad de Imperial Beach insiste en que la IBWC tiene la autoridad y responsabilidad de garantizar que la contaminación que se genera al sur de la frontera no llegue hacia las aguas estadounidenses.

Durante años la ciudad de Imperial Beach, colindante con la frontera mexicana, ha solicitado que se inviertan recursos para capturar y controlar los sedimentos y aguas contaminadas que fluyen desde México hasta las costas de dicha comunidad.

En febrero se registró un derrame de millones de litros de aguas negras de México a Estados Unidos, catalogado como uno de los más grandes de su tipo en los últimos años.

Autoridades en México se comprometieron entonces a atender el problema desde su lado, pero meses después el tema parece haber quedado en el olvido, señaló Paloma Aguirre, activista del grupo ambientalista CostaSalvaje.

Comments

comments