Emotivo, sentido y gran último adiós al maestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”

0
269

El gobernador Constitucional del Estado, Martín Orozco Sandoval, expresó un mensaje lleno de sentimiento

Por: FRANCISCO VARGAS M.

Ciudad de México.- Día que quedará marcado para la fiesta de los toros, fue el que aconteció este martes 7 de noviembre, en nuestra bella ciudad de Aguascalientes, por todo lo que se vivió en el último adiós al maestro y figura del toreo del “Natural sobre Natural”, Miguel Espinosa Menéndez “Armillita Chico”; quien fue despedido como lo que fue en vida y profesión, a lo grande y con el enorme cariño y afecto de toda su familia, autoridades estatales, municipales, amigos, familia taurina, aficionados y público en general.

Desde el primero de ellos que se llevó a cabo a las 13:00 horas en Palacio de Gobierno, empezaron todas esas emociones y sentimientos encontrados, en el homenaje póstumo que se le rindió al diestro impar Miguel Espinosa “Armillita Chico”, evento que encabezó el Gobernador, Martín Orozco Sandoval; quien acompañado de su señora esposa y la alcaldesa Tere Jiménez, recibieron en las puertas del propio palacio, a la señora Verónica Guzmán Viuda de Espinosa, acompañada de sus hijos Miguel y Eugenia, como a los matadores de toros Fermín Espinosa Menéndez y Fermín Espinosa Díaz de León y familia;

quienes llevando en sus manos la urna con las cenizas del maestro, entre las notas del pasodoble “Cielo Andaluz”, caminaron hasta el digno escenario para rendir este primer homenaje del día, lugar que lució un lleno hasta las banderas taurinamente hablando. Posteriormente se proyectó un video con imágenes del homenajeado, en las cuales se pudo apreciar y disfrutar de su arte quinta esenciado.

Vino enseguida palabras emotivas por parte del también matador de toros y canta-autor José María Napoleón, dedicadas al amigo y torero.

La alcaldesa Tere Jiménez, destacó la personalidad y la importancia que tuvo como matador Miguel Espinosa, al que calificó un ciudadano ejemplar para el pueblo de Aguascalientes, por todo lo que hizo y el lugar primordial que ocupó en el mundo de los toros.

Posteriormente el Gobernador Constitucional del Estado, Martín Orozco Sandoval, expresó un mensaje lleno de sentimiento y gran sensibilidad, de lo que fue “Armillita Chico”, a quien dijo la afición taurina del mundo entero y aguascalentenses siempre lo recordarán, por esas tardes de gloria que brindó en los diferentes ruedos del orbe taurino y regalar su arte con esas faenas como el sólo podía hacer; entregando a la señora Verónica Guzmán una bandera con el escudo de Aguascalientes, mismo que sólo se otorga a ciudadanos ejemplares.

Después de algunos pasodobles a cargo de la Banda Municipal dirigida por el maestro Ismael Rodríguez, entre ellos el del propio Miguel Espinosa, continuando con el Himno de Aguascalientes, se montaron guardias de honor, encabezando la primera de ellas el gobernador Martín Orozco, la alcaldesa Tere Jiménez así como familiares del homenajeado; continuando con más guardias por parte de matadores de toros, novilleros, ganaderos, subalternos de a pie y caballo, alumnos de la academia taurina, aficionados, así como público en general, terminando de esta manera este primer evento.

Como estaba previsto a las 16:00 horas en la Catedral se celebró la Santa Misa, concelebrada en la cual una vez más el santo recinto lució un lleno total. En la homilía se dijo que la vida es un don de Dios y regalo divino, como también que no se acaba sino se transforma; como también que Dios le dio al matador Miguel Espinosa un gran talento, mismo que desarrolló y con el nos hizo gozar con su toreo, haciéndonos vibrar tarde a tarde siempre que vestía de seda y oro; haciendo mención las muchas veces que hizo la cruz para poder llevar a cabo la suerte suprema, misma cruz que es la señal del cristiano.

Concluida la santa misa, el grupo “Fuente y Caudal” como lo hizo durante toda la ceremonia, cantó sevillanas como la Salve Rociera y “Cuando un Amigo se Va”, viviéndose un momento intenso y emotivo, siendo despedido las cenizas del diestro entre una gran ovación y el grito de torero, torero.

Para cerrar de gran manera este último adiós, pasadas las 17:00 horas en la Plaza Monumental, se le rindió otro homenaje al maestro, al cual se dieron cita matadores de toros y figuras del toreo entre ellos el valenciano Enrique Ponce, quien volvió a pisar el ruedo de este coso después de aquel 1 de mayo del 2005, cuando el diestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”, dijo adiós a los ruedos, sosteniendo un mano a mano con el torero de Chiva.

Haciendo una valla alumnos de la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes, las cenizas del matador Miguel Espinosa cuya urna llevaba en sus manos su hermano Fermín Espinosa, su hijo Fermín Espinosa “Armillita IV” y el propio Enrique Ponce, en el centro del ruedo depositaron dicha urna; participando con emotivos mensajes el propio Enrique Ponce, como el doctor Manuel Aceves Rubio, Director del Deporte de Aguascalientes; Luis Obregón Pasillas, nuestro colega Ramón Francisco Ávila Rivera “Yiyo”; como la propia esposa del matador la señora Verónica Guzmán, quien conteniendo el llanto agradeció a nombre de sus hijos y familiares, ese cariño mostrado y la calurosa despedida para su esposo y compañero.

Vinieron las guardias de honor y por último sin duda el momento más intenso de todos, cuándo la urna con las cenizas del maestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”, dio varias vueltas al ruedo, la primera de ellas portándola sus familiares, enseguida los miembros de su cuadrilla, posteriormente matadores de toros entre ellos; Marcos Ortega, Francisco Dóddoli, Luis Fernando Sánchez, Arturo Macías, Fabián Barba, Diego Silveti, Teodoro Gómez, Jorge Mora, Juan Antonio Adame, Lama de Góngora, Alfredo Gutiérrez, Pedro Montes, Gerardo Adame y Leo Valadez; enseguida novilleros, así como ganaderos llevando la urna en sus manos Armando Guadiana Tijerina, acompañado de Jorge Medina Rodríguez, Gerardo Salas Luján, Claudio Huerta (padre e hijo) e Ignacio Díaz de León.

Con el grito de torero, torero, torero, arrojándole flores acompañada de calurosa y fuerte ovación, entre las nostálgicas notas de “Las Golondrinas”, se despidió al maestro Miguel Espinosa “Armillita Chico”, quien goza ya del reino celestial. ¡Hasta pronto amigo matador Miguel, seguirás siempre vivo en nuestra mente y

recuerdo, descansa ya en paz.

Comments

comments