Emergencia ambiental por fuga de petróleo en Colombia

0
737

Hay 69 personas que han tenido que abandonar sus casas y se han realizado 61 consultas médicas preventivas por mareos y vómitos.

Por: Agencias

Bogotá.- Hace casi un mes, 25 días en concreto, que un pozo en Barrancabermeja, en el noreste de Colombia, derrama petróleo por el río Sogamoso. Más de 20 kilómetros de ecosistema afectados por una mezcla de crudo y gas que sale de un foso conocido como Lizama 158 de Ecopetrol, la principal petrolera del país. El balance es de 500 barriles de petróleo, mezclados con agua, lodo y material de arrastre esparcidos. El 70% ya ha sido recogido, según la compañía.

La emergencia comenzó al mediodía del pasado 2 de marzo. A unos 200 metros del pozo empezó a emerger petróleo. «En ese momento, activamos el primer control», aseguran desde Ecopetrol, una de las cinco petroleras más grandes de América Latina. Un día después, notificaron a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), el organismo competente en estas situaciones, que estaban atendiendo la fuga que consideraron «pequeña». «Del 5 al 11 de marzo conseguimos aislar el predio y seguimos con el monitoreo», detallan.

Solo 24 horas después, el 12 de marzo, la presión del pozo Lizama 158 aumentó y se multiplicaron las erupciones. El derrame se descontroló. «Lo primero que hicimos fue restringir el acceso a la zona y se cortaron las líneas eléctricas por las fugas de gas», dicen en Ecopetrol. Las fuertes lluvias que comenzaron a caer tampoco ayudaron en las tareas de contención.

La petrolera ha desplegado en el terreno un equipo de más de 400 personas. Los especialistas en hidrocarburos realizan tareas de contención con la construcción de un dique y 127 barreras de retención y recolección de fluidos a lo largo de los afluentes del río que han sido afectados. Más de 100 trabajadores pertenecen a las comunidades aledañas. «Son, en su mayoría, pescadores. Les hemos contratado para que colaboren en estos trabajos, conocen mejor que nadie el lugar», apuntan en Ecopetrol.

Hay 69 personas que han tenido que abandonar sus casas y se han realizado 61 consultas médicas preventivas por mareos y vómitos. Las familias de la zona dependen del agua potable que le suministran las autoridades colombianas.

Por el momento, el equipo de biólogos, veterinarios, ingenieros ambientales y otros especialistas han rescatado 1.235 especies que han sido trasladadas a otros hábitats, según el último informe emitido por Ecopetrol.

Con información de El País

Comments

comments