El agujero negro de nuestra galaxia dispara proyectiles del tamaño de planetas

0
994

Los agujeros negros atrapan con su poderosa gravedad todo lo que se les acerca.

Por: Agencias

Estados Unidos.- Los agujeros negros atrapan con su poderosa gravedad todo lo que se les acerca. Y en el corazón de nuestra galaxia, la Vía Láctea, hay uno de ellos, llamado Sagitario A*, cuya masa equivale a la de cuatro millones de soles. Este gigante no muestra una excesiva actividad, pero cada pocos miles de años, una estrella con mala fortuna deambula demasiado cerca y acaba desgarrada, enviando centenares de proyectiles de gas del tamaño de planetas a través de la galaxia, en un juego similar al de los niños que se disparan bolas de papel en un aula.

Eden Girma, investigadora de la Universidad de Harvard, y su equipo han desarrollado un código de ordenador para conocer qué ocurre con estos enormes proyectiles. ¿Dónde van parar? ¿Pueden llegar cerca de la Tierra?

Los cálculos de Girma muestran que el más cercano de estos objetos de masa planetaria podría situarse dentro de unos pocos cientos de años luz de la Tierra. Tendría un peso entre Neptuno y varios Júpiter. También brillarían por el calor de su formación, aunque no lo suficiente como para haber sido detectados por estudios anteriores. Futuros instrumentos como el telescopio espacial James Webb podrían detectar estas rarezas lejanas.

Girma también cree que la gran mayoría de los objetos de masa planetaria -el 95%- saldrá de la galaxia debido a sus velocidades de 10.000 km/s. Como la mayoría de otras galaxias también tienen agujeros negros gigantes en sus núcleos, lo más probable es que el mismo proceso se produzca en ellas.

«Otras galaxias como Andrómeda están disparando estas ‘bolitas de papel’ hacia nosotros todo el tiempo», dice el coautor James Guillochon, del Centro Harvard-Smithsoniano para Astrofísica (CfA).

Aunque puede ser del tamaño de mundos, estos objetos serían muy diferentes de un planeta típico. Están, literalmente, hechos de materia estelar, y como se desarrollan a partir de diferentes piezas de una antigua estrella, sus composiciones podrían variar.

También se forman mucho más rápidamente que un planeta normal. Un agujero negro tarda solo un día en triturar una estrella (en un proceso conocido como la alteración de mareas), y sólo alrededor de un año para que los fragmentos resultantes de salir por sí mismos juntos de nuevo. Nada que ver con los millones de años que se requieren para crear un planeta como Júpiter desde cero.

Una vez puesto en marcha, se necesitan alrededor de un millón de años para uno de estos objetos llegue a la vecindad de la Tierra. El reto será diferenciarlo de los planetas que flotan libremente, que se crean durante otros procesos de la formación estelar y planetaria.

«Sólo alrededor de uno de entre mil planetas de flotación libre será uno de esos tipos raros de segunda generación», matiza Girma.

Comments

comments