Denunció ‘pesadilla’ con exesposo y fue ignorada

0
733

Aseguró que sus niños fueron violados por su propio padre.

Por: Agencias

Ciudad de México.- Ayer en medios nacionales se compartió más información sobre el caso de Mireya Agraz, la madre de familia que al envenenar a su familia, terminó con la vida de sus tres niños y la de su padre, además de dejar grave a su propia madre.

De acuerdo con entrevistas y declaraciones de amigos o allegados a la hoy occisa, denunció en medios de comunicación la situación que vivía con su exesposo, al que dejó luego de ser abusada física y sexualmente, hecho que vivieron de igual forma sus hijos.

“Yo tengo cinco años tres meses con este problema, ha sido una reverenda pesadilla, estamos sufriendo amenazas por parte del papá”, indicó Mireya aquel 27 de octubre.

Según reportes de las autoridades, el hallazgo lo hizo el empleado de la familia, enviado por el hermano de Mireya, quien al no tener ninguna respuesta de ella o sus padres al llamarlos, comenzó a preocuparse por la depresión en la que ella vivía, según fue diagnosticada.

BATALLA LEGAL

Mireya llevaba desde hace tres años una batalla legal contra el padre de ellos. Ese martes había recibido la noticia: perdió la custodia de sus hijos y debía
entregarlos.

La madre habló de incluso recibir amenazas de muerte, luego de denunciar de violación a su exesposo a una de las niñas y a su hijo mayor.

“El padre de mis hijos es abogado, viene de familia de abogados (…) Me está peleando la guardia, custodia y patria potestad”, explicó.

Mencionó que su calvario inició cuando la juez décima de lo familiar, Cristina Rosello, turnó el caso con la juez onceava Silvia Araceli García Lara, quien le quitó la patria potestad y decidió entregar la custodia al padre.

Y hasta ayer permanecía hospitalizada en calidad de detenida, además de ser la pieza clave ante la Procuraduría.

Comments

comments