Conmociona suicidio de madre de 17 años

0
2080

La adolescente y joven madre dejó huérfano a un pequeño de ocho meses. Se colgó de una viga de un techo. Sus familiares la describen como una persona feliz y no se explican la situación.

Por: Yadira Leos

Saltillo, Coahuila.- La joven Tania Yaneth Castañeda López, de 17 años, madre de un bebé de 8 meses, tomó anoche dos decisiones: no asistir junto a su familia a las fiestas patronales de San Francisco de Asís y acabar con su existencia.

Le argumentó a su madre que hacía frío para sacar al bebé y además, “quería llover”. Una vez en casa, sola con su bebé, tomó un mecate con los que lazan los caballos, lo ató a la viga del techo y se colgó.

Al quitarse la vida Tania dejó huérfano a un bebé, que a media mañana de ayer se negaba a tomar fórmula láctea.

Cifras que duelen…

» La cifra de suicidios ha superado la registrada durante el 2016 en la Región Sureste, según datos de la Fiscalía General del Estado, la incidencia más alta de los últimos tres años en el mismo lapso. Hasta la semana pasada se habían registrado 170 suicidios en Coahuila, de los cuales la Región Sureste acapara el 35% de los casos con 58 incidencias.

Se cuelga y deja a bebé en la orfandad

Lo que sería un día de algarabía terminó en tristeza ante la tragedia que viven por la repentina muerte de Tania Yaneth Castañeda López, de 17 años, madre de un bebé de 8 meses.

María Beatriz López González, madre de la joven, platicó a Zócalo Saltillo que no da crédito de lo sucedido, pues su hija era alegre y feliz.

“Ya le buscamos entre sus cosas y no hay recado ni nada, cuando se enojaba nosotros le veíamos su semblante, su coraje lo demostraba cantando, nomás se agarraba a cantar y sabíamos que andaba enojada, pero esa noche andaba bien”.

Ayer fue la fiesta del santo patrono, por la mañana acudieron a misa, Tania y su esposo fungieron como padrinos de bautizo de dos niños. Al término de la ceremonia regresaron a casa para cenar y despedir a sus familiares que vinieron desde San Luis a la fiesta patronal.

“Mis familiares regresarían en el camión de las ocho, mi esposo fue a dejarlos al camión y me dijo que de ahí se iría a la fiesta y que allá los alcanzáramos”.

Contó la madre que Tania no quiso ir argumentando que hacía frío para sacar al bebé y además, quería llover, decidió quedarse.

Los demás familiares partieron a la fiesta cerca de las 9:20, nunca imaginaron que sería la última vez que verían con vida a Tania.

“Nomás quemaron la pólvora y se acabó, serían como las 10:30, nos subimos a la camioneta  y nos venimos, fui a avisarle que ya habíamos llegado y al entrar a su cuarto la vía colgada y el niño acostado en la cama viéndola fijamente”.

Tania usó un mecate con los que lazan los caballos, lo ató a la viga del techo y se colgó. Al verla, la madre la cargó e intentó quitarle la soga, ya era muy tarde, Tania ya no respiraba.

“Anoche que llegamos con ella, llevaron otro cuerpo, hoy en la mañana llevaron otro en las mismas circunstancias, fueron tres en este rato, no sé qué esté pasando”.

Aunado al dolor de perder a su hija en condiciones inexplicables, María Beatriz se encuentra indignada por las versiones que se ventilan y en las que aseguran que su hija se suicidió por problemas maritales.

“No es verdad lo que se dice, da coraje que aseguran cosas que no son”, apuntó la madre.

SIN ALIMENTO

Al quitarse la vida Tania dejó huérfano a un bebé de 8 meses, que a media mañana de ayer se negaba a tomar fórmula láctea.

“Ayer lloraba mucho de hambre, buscamos a una señora que nos hizo el favor de darle pecho anoche, hoy no ha comido, apenas se tomó dos onzas de fórmula”.

Además de atender los resultados de la necropsia, el funeral y el sepelio, María Beatriz se encuentra preocupada por la alimentación de su nieto.

PATRÓN FAMILIAR

Habitantes del ejido Carneros piden acciones más concretas en el tema del suicidio, en la familia materna de Tania suman ya cuatro suicidios.

Tania es la segunda persona que se suicida en el ejido, según cuentan los  habitantes, hace años se ahorcó Beto, un jugador de beisbol llanero.

“Fue un Sábado de Gloria, acabaron el juego, hicieron una carne asada, de rato el se fue a su casa y se ahorcó”, narró un familiar. (Con información de César Ramírez).

Comments

comments