Cómo será ir a la iglesia en la Nueva Normalidad

0
287

El Gobierno de Ciudad de México compartió una guía para evitar contagios por covid-19 al acudir a las ceremonias religiosas

Por Excélsior 

Ciudad de México.- De continuar a la baja el nivel de ocupación hospitalaria en la Ciudad de México, los templos religiosos podrían reabrir el próximo 26 de julio, dio a conocer el pasado viernes la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Ello, en el marco del Semáforo Naranja, en el que otras actividades, principalmente económicas, han retomado su curso.

Sin embargo, como en otros ámbitos, se contemplan nuevas medidas sanitarias, entre las que destaca que el aforo de cada recinto religioso no debe exceder el 30 por ciento, además de que las misas deben durar como máximo 30 minutos.

El Gobierno de la Ciudad de México compartió una guía para prevenir los contagios por covid-19 en los servicios religiosos, en el que se destacan las medidas sanitarias que deben de tener tanto los devotos como los religiosos.

FELIGRESES:
Mantener la sana distancia (1.5 metros entre casa persona).
Usar cubrebocas y/o careta.
Ocupar sólo los lugares permitidos.
No cantar para no propagar saliva.
Deposita la ofrenda en la alcancía o recipiente destinado a este fin.
No des la mano, ni abrazos o besos como signo de paz.
No acudas con niños, si estas embarazada o si tienes alguna enfermedad crónica.
Respeta la señalética e indicaciones que se den al inicio de la ceremonia.
En la confesión, mantén una distancia de 1.5 Metro con el sacerdote y usa cubrebocas.

SACERDOTE O PERSONAL DE LA IGLESIA:
Utilizar cubrebocas.
Programar las ceremonias con una hora de por medio.
Ventilar y limpiar los recintos entre una ceremonia y otra.
Colocar señalética indicando aforo permitido (30 por ciento), bancas que pueden ocuparse, sentido de los pasillos y letreros de ‘No Tocar’ en figuras e imágenes.
Colocar gel antibacterial al 70 por ciento de alcohol en la entrada del recinto.
Mantener limpias y secas las pilas de agua bendita.
Leer las medidas sanitarias generales al inicio de la misa.
Recomendar que no asistan personas consideradas de grupos vulnerables.
No promover cantos, ni la cercanía entre personas, antes durante y después de la misa.
Promover la comunión espiritual.
Acondicionar un espacio acuciado para la confesión donde exista distancia de 1.5 metros entre sacerdote y feligrés.
Colocar botes de basura con tapa para el uso exclusivo de desechos.
El pasado 19 de julio, el Estado de México permitió que las iglesias abrieran y ofrecieran misas al público, pues la entidad transitaría al Semáforo Naranja el lunes 20 de julio.

Entras las nuevas medidas contempladas por los templos destacaron la toma de temperatura corporal antes de ingresar, tapetes sanitizantes, gel antibacterial, cintas de color amarillo que impedían el uso de ciertas bancas, etc.

Otro de los rituales que cambió fue el de la Comunión, pues los feligreses reciben la hostia en la mano, para evitar contagios por covid-19.

Comments

comments