Los menores fueron detectados cuando los arrastró la corriente y buscaban protegerse de la misma para no morir ahogados.
El ciudadano estadounidense transportaba 9.4 kilos de metanfetaminas y 2.8 kilos de heroína ocultos en una hielera dentro de un auto tipo Van.
Apenas había cruzado por el Río Bravo cuando el centroamericano fue capturado.
La descontrolada mujer después de varios minutos fue asegurada y llevada a la estación policial.
Un ciudadano estadounidense intentó cruzar 9 kilos del narcótico y otros 2.8 de heroína.