Brutal encontronazo en «La Curva del Diablo»

0
326

Quedan piezas de los dos vehículos regadas en el asfalto.

Por Néstor Jiménez

Monclova, Coah.- Un chofer murió aplastado por la cabina de su tráiler cuando chocó de frente contra otro en el libramiento Carlos Salinas de Gortari la mañana de ayer en el peligroso tramo conocido como “La Curva del Diablo”. El conductor afectado terminó prensado pero sobrevivió a la tragedia.

El finado respondía al nombre de Josué González Durán, contaba con 43 años y vivía en la Calle 7 número 1227 de la colonia Emiliano Zapata, y hoy cumpliría años.

Este conducía un tráiler de color blanco propiedad de la línea Miguel Elizalde y con el cual transportaba una pipa repleta de diesel.

Se desplazaba a las 7 de la mañana en dirección de norte a sur por Libramiento antes mencionado, también conocido como carretera Estatal 50, pero al llegar a “La Curva del Diablo” invadió carril.

Mortalmente se aproximaba en dirección contraria otro tráiler que arrastraba dos remolques pipas repletos de azúcar propiedad de la línea TMI, de color anaranjado. Su chofer, Juan Ángel Sánchez Mascorro, no pudo evitar la terrible colisión.

Ambos tráileres quedaron incrustados de frente y completamente destrozados, varias piezas de ambos salieron disparadas incluso hasta la máquina.

Desgraciadamente Josué falleció instantáneamente aplastado por su propia cabina, mientras que Juan Ángel estaba aprisionado de la cintura a los pies en medio los fierros retorcidos. Su estado es muy grave y está intubado en la Clínica 7 del IMSS en donde requieren sangre para salvarle la vida.

Elementos de Bomberos de San Buenaventura, Frontera y Monclova que se dirigían a recibir un curso en Castaños prestaron los primeros auxilios.

Al no poder sustraer al trailero, pidieron el apoyo a Monclova, además de la Cruz Roja.

Mañana de muerte

Conductor fallecido: Josué González Durán, de 43 años de edad.

Conducía el fallecido un tráiler de color blanco, propiedad de la línea Miguel Elizalde, y con el cual transportaba una pipa repleta de diesel.

Juan Ángel Sánchez Mascorro no pudo evitar la terrible colisión, sobreviviendo de milagro, el conducía un vehículo en donde su carga era azúcar.

Fue un negro amanecer en el libramiento Carlos Salinas de Gortari.

Comments

comments