Aún hay mucho por investigar: Murillo Karam

0
314

Asegura que si los jueces liberaron a los implicados fue porque no fueron ‘alimentados adecuadamente de la información”’

Por: Agencias
Ciudad de México.- El exprocurador general de la República, Jesús Murillo Karam aseguró que todavía falta mucho por investigar sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa e incluso señaló que hay pruebas que los jueces no han visto.

Murillo Karam admitió que pudo presentarse algún acto de tortura contra los detenidos y exigió que al funcionario que lo haya hecho deben aplicarle todo el peso de la ley.

Por otra parte, el extitular de la PGR aseguró que en las investigaciones nunca se protegió al Ejército Mexicano y que, incluso, un grupo de normalistas se salvó porque la presencia de las Fuerzas Armadas impidió que los delincuentes pudieran ir por ellos también en un hospital.

PBR.- Dime tu sensación a cinco años después del papel que te tocó jugar en la investigación que, entiendo, ocupa 85 volúmenes.

JMK.- Son más que eso.

PBR.- Son miles de fojas, centenares de personas a las que se les tomó su declaración, decenas de personas procesadas, cómo resumirías el momento, al llegar a estos cinco años, cómo te sientes tú ante lo realizado, ante los señalamientos que muchos han hecho por la investigación de la PGR y sobre todo el futuro que puede tener, lo que falta por investigar, lo que todavía no sabemos.

JMK .- Son sentimientos muy encontrados, por un lado, el dolor que causó el hecho, por otro lado, por lo que hice, satisfecho, estoy convencido de lo que dije y lo que actué, todo está perfectamente sustentado en un, desgraciadamente, muy amplio expediente, en el que están documentadas muchas cosas de las que se habla, es mucho lo que se habla y es poco lo que se sabe realmente, pero todo está ahí.

Lo he dicho varias veces, es una excelente idea reiniciar la revisión de la investigación, me parece muy importante porque lo más importante es que se conozca, en la averiguación hay una cantidad de pruebas que, incluso los jueces no han visto porque les han sido consignadas por partes y no te da una imagen completa.

PBR.- ¿Tú crees que se habla desde el desconocimiento del expediente, si cuando se ataca la investigación que encabezaste, se hace generalmente sin conocer el expediente?

JMK.-Se hace en muchos casos sin el conocimiento del expediente, hay quien dice “él aseguró que los 43 estaban ahí” y no es cierto, están las filmaciones de todas mis entrevistas donde digo de un grupo numeroso y unas más contundentes, donde señalo con toda claridad que la averiguación no se puede cerrar, en varias entrevistas y en las conferencias de prensa, mientras no sepamos cuántos y quiénes. Pero hay un hecho irrefutable, hay tres ubicados en el basurero con toda precisión, demostrados con su ADN, en el caso de dos, y en el caso del tercero por las declaraciones previas de todos los detenidos en el sentido de que el jefe del grupo, que fue interrogado en el basurero era El Cochiloco.

Está la evidencia clara de que fue el interrogado, de que fue el señalado, lo que además es cierto porque yo te diría que de los 43 por lo menos 40 eran de primer ingreso y es fácil verlo, cuando toman los camiones de la terminal, todos están rapados y sólo un gordito con mucho pelo es el que está entero y es al que se dirigen todos para preguntarle qué hacer, o sea de eso tampoco hay duda.

PBR.- Se sigue sosteniendo a partir de las evidencias que tú pudiste recabar y otras que después se recabaron por parte de la PGR que pues este crimen se debió a una confusión, de que el grupo Guerreros Unidos comprendió que estos muchachos eran parte del grupo rival de Los Rojos.

JMK.- Lo que pasa es que Los Rojos tenían una especia de vigilantes en la calle, cuando se hacen los exámenes sicológicos de los dos casos que yo conocí de tortura, la sicóloga que los hace es impresionantemente hábil para interrogarlos, y les pregunta que cuál era su empleo, que cuánto era su salario y va dando los nombres en esta cuestión. Éstos les informan de que han visto dentro del grupo que viene a miembros de la banda de Los Rojos y en el interrogatorio que nos relatan en las reconstrucciones de hechos la pregunta fundamental era ¿quién los mandó? De parte de quién van.

Sí creo que haya habido una influencia de un grupo de delincuentes, no sé si la intención era llegar a lo que se llegó, pero sé desde luego que la intención, que era clara, era echar a perder el evento en dónde el presidente municipal y su esposa iban a hacer su informe y se dice, esto no lo puedo probar, que el propósito de algunos de los estudiante era interrumpir el destape de la esposa del presidente municipal. Se dice, eso no lo puedo probar. Pero el hecho es que la mayor parte de los estudiantes no sabían, incluso les habían dicho que iban a Chilpancingo y fueron a Iguala. La reacción es brutal, según algunas declaraciones derivan de que como el año anterior habían hecho una visita a Iguala también los estudiantes de Ayotzinapa y habían quemado el palacio, pues sabían con qué propósito iban. Fue un desorden de los mismos grupos que generó una masacre tan terrible, tan dolorosa como esta.

PBR.- ¿Por qué y en qué circunstancia decide el gobierno federal atraer la investigación?

JMK.- Cuando sabes que es cierta la desaparición y se habla ya de muertos, tan cierto como que los primeros días aparecen 62 de los que entonces eran ciento y tantos desaparecidos, incluso el famoso quinto camión que estuvo estacionado en la calle y los enteran, supongo que por teléfono, y ellos salen y se refugian en unas casas, en un cerro y van apareciendo con los días.

PBR.- Cuando tú tomas la investigación qué opinión te merece o te merecen lo que habían hecho las autoridades en Guerrero, el fiscal Iñaki Blanco.

JMK.- Yo creo que hizo un excelente trabajo, lo que él hizo, a mí me hubiera costado años o meses, él define al primer grupo de los primeros que detienen a los estudiantes y es la policía de Iguala, esto nos da el principio, ya sabíamos a dónde íbamos, ya no estábamos en ceros.

Después de eso, en algunas pláticas, el día que voy a dar la noticia a los padres que, por fortuna, en las fosas donde supuestamente los habían enterrado, no eran ellos y les daba una perspectiva de que podían estar vivos, esto lo hago en Chilpancingo, en las oficinas de derechos humanos y empezamos a revisar las posibilidades de búsqueda, alguno de los padres dice que en Cocula hay información de que estuvieron y de inmediato mando todo lo que puedo a Cocula y ahí encontramos, en las oficinas de la policía , que se había alterado la bitácora de las patrullas, se decía ahí que habían ido a una boda, a proteger una boda de una secretaria que a mi gusto es muy honesta y creo que después la consignaron, yo no lo hubiera hecho, y dice, eso es falso aquí está la de a deveras, y entrega la bitácora real, en donde se asienta que estuvieron en Iguala. Revisamos las patrullas y encontramos que habían sido repintadas, se les habían cambiado los números y esto nos lleva directamente también a la detención de los policías de Cocula y también se nos dio mucha información sobre el lugar donde juntan a un grupo de estudiantes, porque vienen en varios vehículos, tenemos los videos de los muchachos siendo trasladados en las patrullas de la policía y los entregan a los narcotraficantes.

En dos vehículos los llevan al basurero, detuvimos los dos vehículos, los dos estaban en la casa de “El Gil” y con testimonios de que ahí era donde recibían las instrucciones y si alguien sabe de esto es “El Gil”, la primera pista seria que tenemos es un mensaje telefónico que le hace “El Gil a Sidronio en donde le dice, no exactamente, que ya están con San Pedro, los quemamos, los hicimos pedacitos y nadie los va a encontrar.

PBR.- ¿Cómo fue realizar una investigación en medio de la impresión que muchos mexicanos tienen de que se trató de otra cosa, no de un secuestro de estudiante por parte de un grupo criminal operado por policías municipales sin o de un operativo de Estado para desaparecer a miembros de un grupo incómodo para las autoridades con discurso radical, la verdad histórica versus fue el Estado.

JMK.- Se inició la investigación como se tienen que iniciar todas, revisando todas las posibilidades, todas las hipótesis que se pudiera tener sobre el caso y las cosas nos fueron llevando a encontrar lo que era real y lo que fueron dichos y suposiciones, no encontré nunca, lo dije muchas veces, ninguna participación del Ejército excepto en dos cuestiones que no tienen nada que ver con el caso, uno, que siempre se encargaba de tomar fotografías de lo que pasaba con el Ejército, le robaron la moto y se dedicó a buscar su moto y el otro es cuando van al hospital unos miembros del Ejército y está el video en donde lo que hacen es preguntarle si están bien, si tienen algún problema, los médicos les dicen que están bien, están ahí sentados, tranquilamente, ellos se salvan porque la presencia del Ejército impide que puedan ir por ellos también, son las únicas dos cosas en las que el Ejército intervino.

PBR.- ¿Protegiste a militares en tu papel como procurador general de la República?

JMK.- Te voy a poner un caso inmediato anterior, Tlatlaya, fue un caso que ya prácticamente había sido dictaminado como un enfrentamiento, se me solicita la investigación porque no había conformidad y dos o un mes después, mucho tiempo después, era ya muy difícil y había pasado por lo menos un mes y no es lo mismo recoger pruebas en el momento que posteriormente, sin embargo, los peritos y la Procuraduría tenían muy buenos peritos, determinan que en una de las paredes hay tres tipos de sangre distintos, en una pared que además no tiene protección, eso no puede darse en un enfrentamiento, es imposible, y ya la investigación, partiendo de eso, más amplia, propició la consignación de tres soldados.

Y te quiero decir que cuando se lo consulté al secretario de la defensa me dijo que si tenía yo pruebas me dijo que no tenía ningún inconveniente, que le parecía que había que actuar.

No protegí al Ejército en ningún caso y te voy a ser franco no hubo nada qué proteger.

No tengo ningún elemento para pensar en que el Ejército pudiera tener una intervención, ninguno.

PBR.- ¿Desaparición forzada en Iguala?

JMK.-Va a ser un tema de análisis jurídico importante, sobre el que no quiero tener alguna opinan hasta no haberlo estudiado más a fondo.

PBR.- ¿El que hayan participado policías municipales?

JMK.-Eso es justamente lo que hay que revisar con cuidado, yo supongo que como órganos del Estado hay alguna posibilidad, pero necesitaría revisarlo antes de darte una opinión.

PBR.- Hemos visto en días recientes evoluciones interesantes del caso, porque quienes rechazaron tu investigación conocida como la verdad histórica, en las últimas semanas han lamentado la liberación de las personas que tú detuviste y tu sucesora detuvo ¿qué opinas de esto? Por un lado, se rechaza la investigación, pero por otro lado se deplora que a estas personas detenidas se les libere porque no puede ser ciertas las dos cosas ¿no? Es decir, si no hubo verdad histórica y fue un tema de desaparición forzada del Estado pues quiere decir que aquellos que están encarcelados pue son tendrían necesariamente responsabilidad ¿no?

JMK.-Yo creo sinceramente es que incluso hasta por el tiempo en que se resolvió, por ejemplo, el primer caso en Tamaulipas, cuando mucho en un mes se tomó la decisión, en un mes no lees el expediente con la profundidad que se requiere y con la fuerza que se requiere y si no mal recuerdo alguno de los argumentos fue que no le presentaron algunas cosas en la Procuraduría al juez, eso implica lo que he dicho siempre, son muy pocos los que han leído el expediente a fondo y te diría que el 90 por ciento de los que lo leen quedan convencidos.

Que puede tener fallas, desde luego que sí, fue una investigación que se hizo con todas las presiones del mundo, hubo un momento en que teníamos 10 mil elementos buscándolos.

10 mil entre Ejército, Marina, Policía Federal, la misma Procuraduría, ¡10 mil gentes estaban buscándolos!

PBR.- ¿Un error no fue consignar a tanta gente? Porque no hay en la historia, que yo sepa, y se lo he preguntado a varios abogados, no hay un caso con tantos consignados, 142 consignados.

JMK.- A ver, de los 142 consignados hay dos cuerpos de policía que participaron, porque checamos quienes estaban ahí ese día, que participaron en la detección y en la entrega de los estudiantes por eso son muchos porque tampoco hay un caso en la historia que dos cuerpos de policía distintos hayan sido culpados de algo y parece que quieren agregar Huitzuco, eso no puedo asegurarlo, eso no lo investigué pero parece que también la policía de Huitzuco, lo que demuestra la gravedad del asunto cuando ya un grupo criminal, uno de los grupos criminales que hay en la región, puede controlar tres municipios con la policía es porque la situación es muy delicada.

PBR.- ¿No sientes que al consignar a tantas personas pues las posibilidades de contradicciones en los testimonios se incrementa?

JMK.-Por fortuna no las hay, no mayores, es como el mismo caso de los detenidos, les preguntas cuántos había ahí y unos te dicen como 30 otros como 40 y hay alguien que dice que eran 46, no se me hace descabellado porque también descubrimos en la investigación, que el día anterior, había tres retenidos en una casa de seguridad que cuando la investigamos encontramos sangre en ella y sí nos hace pensar que…

Luego cuando relatan el traslado, hay una camioneta en la que van cuatro y tres estaban muertos, es muy posible que también hayan sido estos, pero la verdad en el número no se ponen de acuerdo, incluso con las horas no se ponen de acuerdo, alguien piensa que fue a las 12 y el otro dice que fue a la 1 y el otro dice que fueron 30 y otro dice que fueron 40.

PBR.- ¿Te sentiste presionado por la opinión pública, la discusión de consignar a tanta gente, es decir que para mostrar resultados la Procuraduría tenía que consignar gente?

JMK.- Un buen grupo no lo consigno yo, me lo entrega la Procuraduría del estado de Guerrero y el otro grupo pues fueron, estaban presentes, participaron en ello, puede ser que debimos haber consignado por delitos diferenciados, es decir, quién solamente intervino y quién intervino por órdenes.

Yo sí creo que alguna buena parte de ellos podían ser sancionados o ya lo fueron y no me afecta que hayan salido, me afecta que hayan salido gentes como el Gil que era los que verdaderamente dirigían esta cuestión.

PBR.- ¿Te frustra que de los 142 detenidos unos ya estén libres, otros puedan salir pronto.

JMK.- No, siempre he sido muy respetuoso de las decisiones de los jueces, creo que no fueron alimentados adecuadamente de la información.

Eran tantos, que intervinieron muchísimos ministerios públicos no fue cosa de uno, hay uno o dos que manejan el asunto completo muy claramente, pero los que tuvieron que actuar, estamos hablando de yo dejé 100 y tantos tomos, y parece que creció más del doble, yo creo que es la investigación más grande que se ha hecho en la historia de México.

PBR.- ¿Tortura de los detenidos?

JMK.- Te repito el caso de los dos que me denunciaron a mí, en el caso de uno que reconoce que hizo lo que hizo pero dice que fue torturado, pues se me hace creíble porque a los que no les creo es que dicen que fueron torturados y niegan lo que declararon, no es que no les crea, esos deben ser sometidos al proceso que implica saber si fue o no fue, en este caso le creo y si le creo a él pues puedo creer que sí hubo tortura.

Al que haya torturado deben aplicarle todo el peso de la ley, la mayor parte de mi vida la pasé haciendo leyes contra la tortura, la ley de víctimas, la ley de amparo, y prácticamente estuve en todas las discusiones de leyes de tortura, no puedo permitir que si alguien lo hizo bajo mi mando no sea castigado, desde luego que sí, si es que lo hubo.

PBR.- ¿Sobre el citatorio para colaborar en el caso que anunció Alejandro Encinas?

JMK.- Todo lo que esté de mi parte para aportar lo que sea posible aportar, estoy en la mejor disposición de hacerlo. Sí hay cosas que todavía se tienen que investigar muchísimas, pero muchísimas.

Prácticamente, legalmente hay solamente tres identificados en la masacre, o sea sí hay mucho que investigar y lo que yo pueda aportar, con todo gusto.

PBR.- Tu frase “la verdad histórica” ha sido de las frases paradigmáticas en estos cinco años.

JMK.- Verdades históricas hay tantas como averiguaciones, es la verdad que se le presentaba al juez, era jerga de los abogados, ese fue el error, y la verdad jurídica es la del juez.

Sí (fue un error) porque la gente no conoce eso, eso es un asunto de abogados, cuando digo verdad histórica, parecía que estaba yo tratando de darle una gran dimensión y no, estaba diciendo lo que tiene cualquier averiguación, es lo que la verdad del Ministerio Pública le presenta al juez para que este diga la verdad definitiva, la legal.

PBR.- Ha llamado la atención que la investigación se haya ido hacia otro basurero, en el pueblo vecino.

JMK.-Estaban repitiendo lo que ya habíamos hecho, a ese basurero debimos haber ido unas tres veces. No sobra, a mi gusto no sobra, todo esto tiene que hacerse, tiene que quedar claro lo que se puede, no tengo ningún inconveniente en que sigan investigando, al contrario, a mí me parece excelente que estén metidos en el estudio de este asunto, hay muchos que se quedaron en las sombras durante toda la historia de este país, no quise que me pasara lo mismo por eso me metí tan de lleno, por eso me metí con tanta pasión y porque con toda la franqueza te lo digo, me impactó cuando empecé a ver.

No es lo mismo hablar de un homicidio, aunque sea de 40, como verlos físicamente y los vi físicamente a los jóvenes que iban ahí y te puedo asegurar que eran jóvenes que tenían una idea muy clara de que con eso iban a sacar adelante a sus familias de situaciones de miseria.

Sí estaba yo impactado emocionalmente, sin duda alguna.

PBR.- ¿Qué errores estarías dispuesto a reconocer?

JMK.- Sería muy difícil empezar a decirte, nos equivocamos en esto, nos equivocamos en lo otro, yo más bien lo mido en función de cuántas cosas puedo estar seguro y puedo estar seguro de que un grupo importante de jóvenes los llevaron y sé en qué vehículos los llevaron, porque tengo las filmaciones, sé quién entregó a quién, de eso estoy seguro, de que ahí los quemaron, no lo digo yo, lo dicen por lo menos, para no exagerar, seis peritos internacionales, los más conocedores del tema y uno que es muy famoso, tiene 80 años, cuando oyó la declaración del primer perito dijo, aquí no sólo pueden quemar a uno, aquí pueden quemar a 200 y los demás peritos hay unos peritajes tan profundo donde analizan punto por punto y coinciden en que tan fue posible que ahí están los restos, y todavía más, la investigación que hace la CNDH todavía encuentra restos, se está pidiendo que sean analizados.

Porque es muy importante la razón de que la Universidad de Innsbruck solamente de 20 y tantos solamente identificaran en tres, dos de ellos eran de uno solo, del mismo, en tres casos de restos no dieron resultados.

Estos que encontraron, son los huesos duros del oído y esos son muchos más resistentes, ahí puede haber ADN, ojalá, ya lo anunció también el subsecretario que los van a enviar otra vez y me parece muy bien para que sean analizados.

PBR.-En Excélsior publicamos que Ángela Buitrago dice que los normalistas no están en Cocula.

JMK.- Repitió lo de Torero, pues a Torero ya lo descalificaron los peritos internacionales más grandes. Dijo que ahí no se podía quemar a nadie, y los peritos de a de veras, perdón, pero esa es la verdad: él es experto en incendios forestales, y no es lo mismo revisar un incendio forestal que revisar un homicidio, son dos cosas completamente distintas.

PBR.- Cuando tú dices un grupo ¿le podemos poner un número?

JMK.-Sería un error de mi parte ponerle un número, tengo la seguridad de tres, y tengo la seguridad de que hubo más, y que pudieron haber sido hasta 46, claro (existe la posibilidad de que todos). Por eso siempre dije un grupo y dije un grupo numeroso, porque por lo menos los que se ven en las camionetas son más de 10.

PBR.- La posibilidad de que otro grupo haya sido llevado hacia Huitzuco.

JMK.-Es posible, no hay elementos, ninguno (en el expediente).

Sí se habla de que alguien dijo que había que ir a Huitzuco incluso hay una frase muy rara de que “para preguntarle al patrón” sí me inquieta, hasta la identidad de a quien llaman el patrón.

Estoy de acuerdo con Encinas, no creo que hayan salido de Iguala, de la zona de iguala.

PBR.- Sobre la declaración del padre Solalinde antes de que tú hubieses encontrado la pista del basurero de Cocula.

JMK.- Fue al mismo tiempo y por eso lo invité a platicar, fue acompañado de unas personas, yo creo que pensó que lo llamaba yo para otra cosa, de gente muy respetable, no de cualquier gente y negó decirme de dónde había sacado el dato, primero sostuvo la declaración y al otro día dijo que no, y luego como a las dos semanas otra vez que sí, y recientemente otra vez.

Todavía no tengo ninguna notificación para presentarme ante la Fiscalía, han tenido contacto conmigo muy leve y amable, por cierto, no tengo ninguna queja.

Comments

comments