Afirman que mexicano abatido en EU buscaba ayuda

0
266

La defensa de la familia del mexicano mostró videos sobre la acción de policías de San Diego.

Por: Agencia Reforma

Ciudad de México.– Los policías estadounidenses que mataron el pasado 19 de octubre al mexicano José Alfredo Castro Gutiérrez sabían que estaba teniendo un ataque de pánico por la esquizofrenia que tenía diagnosticada.

Estaba descalzo y portaba en sus manos sólo su celular y un pedazo de cortinero cuando corrió hacia ellos pidiendo ayuda, según consta en videos de los uniformes de los policías de San Diego, publicados por el Departamento de Policía de dicha ciudad este miércoles.

Lo que recibió fue una descarga eléctrica, un tiro de una bala de goma y un disparo con arma de fuego que terminó con su vida.

De acuerdo con el abogado de la viuda de José Alfredo, Eugene Iredale, horas antes del encuentro el mexicano originario de Mexicali tuvo una crisis potencializada por la metanfetamina que tomó para automedicarse.

Iredale proporcionó a REFORMA videos grabados por la casera en donde se observa a José Alfredo vestido con bermudas y una playera de tirantes, empapado de sudor y respirando agitadamente en su habitación.

“¿Por qué no salieron cuando me gritaron estos vatos todo el día?”, preguntó José Alfredo en las imágenes.

«Todo está bien, hermano”, le dijo la casera, como da cuenta el video.

“No, ustedes me quieren hacer daño”, respondió José Alfredo.

Tras dicha conversación, éste comenzó a romper la ventana de su habitación, por lo que la casera llamó por teléfono a la Policía de San Diego.

En la llamada al 911, a las 4:26 horas de la madrugada, ella pidió ayuda de los agentes para calmar al hombre de 49 años, quien, de acuerdo con su testimonio, trataba de romper la ventana y parecía querer aventarse por ahí.

“¿Pueden mandar a alguien ya?”, insistió la casera en la comunicación.

Minutos después de la llamada, al menos cinco elementos de la Policía arribaron afuera de la casa.

Tanto en los videos de Departamento de Policía, como en uno proporcionado por el abogado de los familiares de la víctima, muestran que José Alfredo corrió hacia los elementos de seguridad con un tubo de un cortinero antes de que le dispararan con una bala de goma, le dieran una descarga eléctrica con un teaser y un tercero disparara con arma de fuego.

“Ayuda”, gritó el mexicano antes de ser abatido por los policías estadounidenses.

“Tíralo”, le piden los agentes.

José Alfredo cayó al piso y en los siguientes segundos fue inmovilizado.

En entrevista con REFORMA, Eugene Iredale afirmó que los policías utilizaron la fuerza excesivamente porque José Alfredo no representaba un peligro para ellos.

“Los policías necesitan cambiar su teoría del uso de fuerza, su manera de hacer su trabajo. Es por este tipo de cosas que en este país estamos, con Black Lives Matter y todo, en una lucha para determinar de qué manera la Policía va a hacer su papel en la sociedad”, expresó.

“Está bien claro que este uso de fuerza letal no está justificado, no era necesario para la Policía defenderse. El uso del teaser y las balas de goma habrían sido más que suficiente para defenderse”.

El abogado destacó que José Alfredo tenía temor de todo y no quería hacerle daño a nadie.

“Según la casera, él pidió muchas veces que llamara a la Policía y pensamos, no sabemos por qué él está muerto, pero pensamos que él está corriendo a ellos para protegerlo porque él piensa que lo podían proteger contra los fantasmas de su mente. No era un peligro para nadie”, afirmó.

El defensor y el Cónsul de México en San Diego, Carlos González, refirieron que la Policía de San Diego ha tardado varios días en compartir la información que tiene sobre lo sucedido, como los videos de las cámaras que tenían los agentes en sus uniformes y que fueron publicados en YouTube por el Departamento de Policía.

“José Alfredo estaba usando el cortinero para defenderse de sus alucinaciones, no estaba atacando a nadie”, manifestó el diplomático mexicano.

“Se han llevado varios días para que ellos liberen los videos, en otros casos los liberan antes. Eso da cuenta de que tienen dudas de qué sucedió”, añadió.

El Consulado de México en San Diego pidió al jefe de Policía de San Diego realizar una investigación imparcial y expedita sobre lo ocurrido al connacional, el cual fue uno de los dos casos de mexicanos que fallecieron tras un encuentro con elementos de seguridad estadounidenses en esa zona de Estados Unidos.

Comments

comments