Funcionario de Jurisprudencia trafica ‘packs’

0
154

Fiscalía abre carpeta de investigación; amenazan a alumnas para que no denuncien.

Por Rosalío González

Saltillo, Coah.- La Fiscalía General del Estado abrió una carpeta de investigación sobre el caso del tráfico de los llamados “packs”, al interior de la Universidad Autónoma de Coahuila, mientras que algunos estudiantes decidieron denunciar públicamente en las redes sociales a presuntos miembros del grupo de WhatsApp, Ubi Packs Ibi Societas, y otros similares que exhiben a mujeres desnudas e imágenes pornográficas.

Ante esto el rector, Salvador Hernández Vélez desestimó en rueda de prensa, al dudar que las múltiples denuncias en redes sociales de las estudiantes de la Universidad sean serias.

La declaración del rector se contradice con la que ofreció hace unos días la encargada del Programa de Equidad de Género, Magdalena Jaime Cepeda, quien aseguró que las denuncias en redes sociales también cuentan para una investigación.

En Coahuila se tienen abiertas 10 carpetas de investigación sobre el llamado Acoso Sexual Cibernético, el cual consiste en difundir imágenes o videos de mujeres u hombres en situaciones sexuales a través de las redes sociales.

Tras la investigación sobre la existencia del grupo de WhatsApp “Ubi Packs Ibi Societas”, que involucra con divulgación de pornografía a alumnos y estudiantes de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC); salieron a la luz nombres y números telefónicos de quienes forman parte de esta y otras redes.

La Fiscalía General del Estado (FGE) abrió una carpeta de investigación para el caso, y será esa institución la que realice las pesquisas necesarias para deslindar responsabilidades, no obstante, algunos estudiantes decidieron denunciar públicamente en las redes sociales a presuntos miembros de estos grupos.

Los involucrados abandonaron la red de manera masiva, se fueron del grupo Ubi Packs Ibi Societas, así como del Ubi Packs y Moteles. Entre los públicamente denunciados está Leonardo Borrego, secretario técnico y profesor de la Facultad de Jurisprudencia, quien según imágenes entregadas en exclusiva, compartía pornografía y era uno de los varios administradores del grupo Ubi Packs y Moteles.

Una joven –cuyo nombre omitimos para no revictimizarla– denunció en su Facebook a José Mena como otro de los que solicitaba imágenes íntimas, en este caso, de ella: “quiero mostrar algunas capturas de pantalla que muestran a un excelente alumno con buenos valores pidiendo mis nudes”.

A la par de las acusaciones, la revelación de estos grupos donde se difundían fotografías y videos, estudiantes de Jurisprudencia reprobaron la actitud de maestros y de sus compañeros y exigieron la intervención de las autoridades para que se castigue a los responsables de la violencia de género.
‘Secreto a voces’

Tras las 36 denuncias de violencia sexual en la Facultad de Jurisprudencia, algunas de las jóvenes afectadas precisaron que alistan denuncias ante la FGE por acoso, abuso sexual, intento de violación y una violación consumada, luego de reunirse con la directora del Instituto Estatal de las Mujeres, Katy Salinas.

Las víctimas precisaron que presentarán todas las pruebas como audios, chats, capturas de pantalla, pero también se buscará que intervenga la Policía Cibernética para ampliar la investigación e inhabilitar el grupo de WhatsApp dónde se ventilaron los
llamados “packs”.

A decir de las entrevistadas, quienes pidieron mantenerse en el anonimato para no revictimizarse, el acoso sexual en la Facultad era “un secreto a voces” que se padeció durante años y se ventila de manera reciente sin tomar en cuenta que ha perjudicado a decenas de estudiantes e incluso ocasionado la deserción escolar de las afectadas.

Las jóvenes señalaron que es una experiencia traumática tener que convivir y tomar clases con sus victimarios, viendo cómo su grupo de amigos las estigmatiza tras la ventilación de su intimidad. Y pese a que ya se había denunciado ante las autoridades escolares, logrando la suspensión de algunos de los involucrados, las sanciones no fueron suficientes, por lo que piden que incluso antes de que termine la investigación de la Fiscalía, la Rectoría de la UAdeC ponga cartas en el asunto y dé de baja a alumnos y profesores victimarios o al menos den una orden de restricción para protegerlas.

Por su parte, ante el escándalo, la Facultad de Jurisprudencia emitió ayer un posicionamiento a la opinión pública. Formado por dos párrafos, el documento asegura que la Facultad “no tolera forma de violencia alguna en su comunidad”, y rechaza cualquier tipo de acoso, abuso o discriminación al interior de la institución.

En la segunda parte del documento, se afirma que la Dirección de la Facultad de Jurisprudencia “ha instruido al personal administrativo y académico de atender y colaborar en todo aquello que sea necesario para la creación de mecanismos” que le den un seguimiento integral a quienes denuncian y son víctimas.

Acumulan casos de facultades
Pero el caso de los “packs” no se queda únicamente en la Facultad de Jurisprudencia. A través de las redes una alumna de la Escuela de Artes Plásticas declaró también que cuando intentaron denunciar “los abusos de las autoridades” recibieron amenazas del personal docente por “desprestigiar a la escuela y que sí esa actitud continuaba no recibirían ningún apoyo de la universidad.

“Que sí seguíamos no nos liberarían el servicio social ni las prácticas; que no podríamos irnos de intercambio, (…) pero no nos dejamos y terminamos corriendo a la directora, sí se puede, no tengan miedo”, señala el tuit de la joven.

Por otro lado, en la Facultad de Psicología, comenzaron el pasado miércoles con una actividad de denuncias en casillas, igual a la que se celebró en Jurisprudencia y que inició esta serie de acusaciones y publicaciones de mujeres víctimas de abuso y violencia sexual.

Asimismo, un número importante de alumnos con ideación suicida evocada de factores como consumo de sustancias tóxicas y abuso sexual, fueron los resultados de un estudio reciente que se realizó al interior de las aulas universitarias, por lo que tutores de la UAdeC tomarán talleres para identificar los síntomas suicidas entre la población estudiantil y trabajar con los padres de familia.

Esto de acuerdo con la directora del Centro de Integración Juvenil, Norma Pérez Reyes, quien señaló que los tutores serán asesorados para identificar las actitudes, síntomas o a quienes a través de la “de-
sesperanza” ya han intentado quitarse la vida.

“Las relaciones virtuales alejan mucho a los jóvenes de los lazos humanos que no serán nunca sustituidos por otro tipo de amistades, de las que se dicen tener los jóvenes cuando en realidad sienten soledad”, comentó Pérez Reyes.

Por esto, es importante trabajar con los estudiantes en establecer vínculos reales con sus maestros, tutores y padres; la falta de sentido en la vida y desesperanza son los antecedentes de una depresión y hasta posible suicidio, agregó.

Asimismo, señaló que cada vez es más baja la edad de quienes padecen depresión, ansiedad o hasta esquizofrenia, mismos que tienen como trasfondo un abuso sexual o adicción.
‘Denuncias deben ser formales’
Ante las acusaciones directas, los nombres y la publicación de la investigación de Zócalo, el rector de la UAdeC, Salvador Hernández Vélez desestimó en una rueda de prensa que las múltiples denuncias en redes sociales de las estudiantes de la Universidad, sean serias.

Hernández Vélez dijo que las denuncias que se han hecho de manera anónima por presuntos casos de acoso en la Facultad de Jurisprudencia, y otras hechas por redes sociales, deben ser hechas de manera formal para prevenir este tipo de actitudes y castigar a quien se encuentre responsable, pues de lo contrario no se puede proceder en consecuencia.

Sin embargo, la declaración del rector se contradice con la que dio hace unos días la encargada del Programa de Equidad de Género, Magdalena Jaime Cepeda, que aseguró que las denuncias en redes sociales también cuentan para una investigación.

Por otro lado, el titular de la casa de estudios manifestó que los casos existentes con respecto al acoso son dos procesos formales por denuncias de acoso en contra del director de la preparatoria Mariano Narváez, Martín Alday, aunque una de ellas fue retirada y la otra se encuentra en curso.

“Hay una que está en la Narváez de la maestra contra el director, ahí hay un proceso que está por terminar, ya una vez que termine, es acoso. (…) Ahí hay otra también de estudiantes que la presentaron y la retiraron, de estudiantes también de la Narváez, pero la que sigue en proceso es la de una maestra contra el director de la Narváez, Martín Alday”, aclaro.

Hernández Vélez recordó que en el caso de los ‘packs’ de Monclova, el alumno de la Facultad de Ingeniería Mecánica no fue suspendido, pues no se le ha declarado culpable, aunque decidió estar al resguardo de su familia, y en caso de ser hallado culpable, será dado de baja de la UAdeC.

Investiga fiscalía posible acoso
Por su parte, la FGE reveló este jueves que se tienen abiertas 10 carpetas de investigación por acoso sexual cibernético –que consiste en difundir imágenes o videos de mujeres u hombres en situaciones sexuales a través de redes sociales–.

El fiscal general del Estado, Gerardo Márquez Guevara, señaló que de estas carpetas sólo una ha sido judicializada y el resto se encuentra en proceso de investigación preliminar, por lo que no se ha realizado ninguna detención.

Se trata del caso de un hombre en Monclova que distribuyó imágenes y videos de mujeres coahuilenses en situaciones comprometedoras, el cual podría ser detenido en los próximos días para ser procesado penalmente.

“Ya está concluida la carpeta de investigación por lo menos en la fase de investigación preliminar, ya se solicitó al juzgado la audiencia para formular la imputación a quien aparentemente participó en este delito. Se le aseguró incluso equipo de ese carácter y se encontraron algunas evidencias. Es el único que tenemos concluido”,
reiteró.

El fiscal señaló que entre el material que aseguró figuran videos donde aparecen mujeres de otros países y es por ello que se está tardando la
investigación.

“Se encuentran en fase de investigación porque hay que ir depurando el material, hay material que es de acceso internacional, ni siquiera corresponde a personas del estado de Coahuila, ni de México”, detalló el funcionario estatal. (Con información de Ana Luisa Casas, Rosalío González, Néstor González, Luis Durón y Carlos Rodríguez)

Comments

comments