Mandó matar a su esposo pero el FBI le dio una sorpresa

0
226

El boxeador la describía como una mujer maravillosa

Por: Agencias 

Texas.- Ramón es de Puerto Rico y se desempeñaba como boxeador amateur, su carrera le encantaba y por ello decidió abrir un gimnasio en Texas.

Este peleador ya había tenido una relación que había terminado en la separación y con quién procreo tres hijos. El medio The Sun dio a conocer su historia, citan que en, en 2007 conoció en el club de salsa a la mujer que por mucho tiempo había añorado. Se trataba de una profesora mexicana de kickboxing, más conocida como Lulú.

Al poco tiempo de conocerse parecía que todo iba muy bien y comenzaron una relación de novios, después unieron sus sueños por el trabajo y comenzaron a pasar más tiempo juntos en el gimnasio de Ramón.

Pero Ramón recuerda que esta maravillosa mujer tenía un inconveniente no tenía permiso de residencia legal en los Estados Unidos, tenía que salir del país después de algunos meses para luego volver a ingresar.

Por ello Ramón decidió proponerle matrimonio y en el año del 2010 se casaron y ella se convirtió en ciudadana estadounidense.

  • Todo parecía felicidad

Las cosas siguieron muy bien pero el dinero comenzó a faltar en casa hasta que un día de 2015, ella le pidió el divorcio, así lo dio a conocer Ramón a The Sun.

De esa mujer maravillosa de la que Ramón se había enamorado ya no había nada. La tierna Lulú contactó a un amigo para que  le consiguiera a un asesino a sueldo para matar a su esposo.

  • Lulú estaba estaba dispuesta a pagarle 2 mil dólares y darle la camioneta de su amado. Pero las cosas no le salieron como ella pensaba.

La esposa Maravillosa de Ramón no sabía que su amigo el que le conseguiría el sicario para matar a su esposo lo conocía y asistían juntos a las clases de box.

Ramón declaró que Gustavo le habló por teléfono desesperado y le contó que su esposa quería matarlo pero al principio no podía creerlo y pensó que se trataba de una broma del mal gusto.

Pero cuando se reunieron se dio cuenta de que todo iba en serio. Ramón le pidió a su amigo que acudiera con su esposa con un micrófono en su ropa y grabara todo el plan.

Cuando se encontraron Lulú y Gustavo comenzaron a platicar sobre el ataque a Ramón y preguntó a Lulú  que si no le bastaba con que le dieron una golpiza a su esposo, pero ella claramente respondió que “No  Solo me sirve muerto”.

En ese momento la mujer le dio mil dólares como adelanto del pago total.

Con la grabación en la mano el esposo y su compañero de práctica de box acudieron a la comisaría de Montgomery County, en Houston.

Después de escuchar la historía, los agentes le propusieron a Ramón un plan para terminar de desenmascarar a su esposa. La policía le pidió que se se hiciera el muerto, le sacarían fotos y se las llevarían a su esposa para ver su reacción.

En el plan participaron también agentes del FBI, usaron pintura para que pareciera había recibido un tiro en la sien y lo fotografiaron en una fosa en el desierto de Texas.

Ramón se quedó encerrado en un hotel por tres días para que no tuviera contacto con nadie y  un policía se hizo pasar por uno de los sicarios y se presentó en un estacionamiento donde le mostró a Lulú las fotos de su esposo muerto.

Cuando vio las fotos, Lulú dejó ver una sonrisa pero que solo le duró unos segundos, pues en ese momento fue capturada.

En el año del 2016, la maravillosa esposa admitió ante el juez su culpabilidad y fue condenada a 20 años de prisión.

Fuente Debate

Comments

comments